Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Alfred Nobel

El químico sueco, nacido en 1833, en Estocolmo, contaba entre sus ascendientes maternos al naturalista Olof Rudbeck, quien ya en 1655 hizo una notable descripción de los vasos linfáticos. De su padre Immanuel, Nobel aprendió los fundamentos de la ingeniería y heredó su talento en la invención ingenieril e industrial. Nobel hablaba perfectamente inglés, francés, alemán, ruso y sueco. Poseía grandes participaciones en los campos petrolíferos rusos de Baku y, a pesar de que su gran fortuna provenía de la invención y fabricación de la dinamita, su ingenuo pacifismo le hacía creer que el poder destructor de su invención lograría acabar con todas las guerras.