Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Copérnico

HALLADO

Fromborg es una localidad del norte de Polonia, fundada hacia 1278 por la Orden Teutónica y cuenta con una magnífica catedral gótica (1329 al 1338). Su ciudadano más famoso, sin duda, fue el astrónomo Nicolaus Copernicus (1473-1543), quien vivió allí 25 años: 1512-1516 y 1522-1543. La población cuenta con un observatorio astronómico y un planetario en el Museo que lleva el nombre del astrónomo. El emperador Guillermo II también erigió un monumento en su honor que fue destruido en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y reconstituido hace unos 60 años. Copérnico murió en Fromborg y en su catedral fue enterrado pero se desconocía la ubicación exacta de sus restos. Ahora, gracias a los análisis de ADN, se han podido localizar con un grado razonable de certidumbre.

HUESOS

Investigadores polacos dirigidos por Jerzy Gassowski encontraron en el año 2005, en una fosa de la catedral de Fromborg los supuestos restos de Copérnico; en concreto el cráneo y algunos huesos como una vértebra, un diente y un fémur. Con este escaso material un experimentado equipo forense ha podido realizar una reconstrucción del cráneo. El resultado ha sido una imagen de un rostro perteneciente a una persona de unos 70 años (la edad de Copérnico al morir) que tenía la nariz rota y un corte encima del ojo izquierdo, todo ello coincidente con los rasgos de su atribuido Autorretrato conservado en el salón del Ayuntamiento de Torun, Polonia, lugar de su nacimiento, pintado hacia sus 40 años de edad. En todo caso, se trataba solo de pruebas circunstanciales y hacían falta otras de carácter más sólido para confirmar que los restos eran de Copérnico.

CABELLOS

El equipo polaco que encontró los restos óseos atribuibles a Copérnico y un grupo sueco, de la Universidad de Uppsala, colaborando arqueólogos, antropólogos y genetistas acaban de anunciar  los resultados de un análisis basado en el ADN de unos cabellos encontrados en un libro  perteneciente a Copérnico que se encuentra en el  Museo Gustaviano de la Universidad de Uppsala.  Cuatro de los cabellos analizados produjeron perfiles interpretables, y de estos, dos presentaron el mismo perfil genético que los supuestos restos óseos de Copérnico hallados en el año 2005. Los análisis se han hecho en el Instituto de Investigación Forense en Cracovia, el Museo y el Instituto de Zoología de Varsovia y el laboratorio de Uppsala, con idénticos resultados. Como el ADN del material de partida era limitado y estaba degradado las pruebas se realizaron con ADN mitocondrial, que, aunque útil, no aportan datos tan concluyentes como los del ADN nuclear, pero todo apunta a que todos los cabellos del libro y los huesos de la fosa eran de un mismo individuo.

MINIBIOGRAFÍA

Nicolás Copérnico (1473-1543) fue un matemático, astrónomo, jurista, físico, clérigo católico, gobernador, administrador, líder militar, diplomático y economista que vivió durante los siglos XV y XVI y que revolucionó la sociedad de su época con su De Revolutionibus Orbium Caelestium libri VI, formulando el heliocentrismo. En la Universidad de Cracovia (1491-1494) estudió Artes liberales (incluyendo Astronomía y Astrología), en la Universidad italiana de Bolonia cursó Derecho, Medicina, Griego y Filosofía (1496-1499) y en la de París Ciencias y Astronomía (1500-1501). A continuación pasó a Italia (1501-1506) donde, en Padua, estudió más Derecho y Medicina y a Ferrara donde se doctoró en Derecho Canónico. Un tío suyo era obispo de Ermeland y persona muy influyente. Copérnico, que ya había sido nombrado canónico de la Iglesia católica, pasó a ser ayudante y médico personal de su tío. Cuando se supo que tenía una relación sentimental con su ama de llaves, Anna, las autoridades eclesiásticas le pidieron que la finalizase y él obedeció. Luego,  administró la diócesis de Frauenburg, ejerció la Medicina, desempeñó varios cargos administrativos y llevó a cabo su inmenso trabajo astronómico en su tiempo libre...  Fuera de Polonia su reputación astronómica era muy considerable. Así, en 1514, fue invitado al V Concilio Laterano para que diese su opinión sobre la reforma del calendario.

HELIOCENTRISMO

Copérnico desafió al mundo en el siglo XVI al sugerir que la Tierra no era el centro del Universo. Su teoría heliocéntrica indicaba que la Tierra se movía en el espacio como un planeta más, alrededor del Sol (este fue su principal error, suponer el Sol como centro del Universo). En realidad, el heliocéntrico era un modelo de la escuela pitagórica cuya formulación inicial ya fue sugerida por el matemático y astrónomo griego Aristarco de Samos (310 a. C -230 a. C). El gran mérito de Copérnico fue el de que, en una época en que se era condenado a la hoguera por muchos menos, afirmar que nuestro planeta era sólo uno de los muchos que giraban alrededor del Sol. Tal como escribió en De revolutionibus orbium caelestium  fue la diversidad de opiniones, incertidumbres e incongruencias halladas lo que le convenció de que algo fallaba en la teoría tolemaica, pero sus propias ideas siguieron un esquema exquisitamente matemático según un esquema esencialmente aristotélico. Copérnico supo mantener una excelente relación con la Iglesia Católica y no fue hasta 63 años después de su fallecimiento cuando su libro principal fue prohibido.

TRABAJO SECRETO

Desde 1512, como canónigo de la catedral de Frauenburg, se instaló para el resto de su vida en una torre almenada cerca de un lago. Allí escribió un resumen de sus ideas, explicando que el Sol es el centro del universo, que la Tierra rota sobre su eje y orbita alrededor del Sol, y que este movimiento es el que explica los retrocesos de los planetas. El escrito sólo circuló de forma privada pero las nuevas ideas se extendieron. Aunque en los 30 años siguientes, Copérnico ni publicó ni enseñó, su sistema era muy comentado entre los astrónomos. Copérnico no participaba en esas discusiones pero iba perfeccionando sus ideas en los márgenes de los libros que iba leyendo, junto con apuntes que se referían a curas para el dolor de muelas, las piedras de riñón, los callos y la rabia, pero los manuscritos los guardaba en su cajón. Posiblemente era consciente de que su teoría podría desencadenar una controversia eclesiástica, aparte de su afición pitagórica al secreto, por lo que su intención era no publicarlos nunca.

DE REVOLUTIONIBUS

Posiblemente, Copérnico no habría publicado su obra De revolutionibus orbium caelestium de no ser porque al final de su vida, tuvo un discípulo, Georg Joachim Iserin, conocido por Rheticus, quien instó a Copérnico a publicarlo. Esto sumió a Copérnico en un conflicto, alcanzando el compromiso de que Rheticus escribiría un libro explicando las ideas de Copérnico, a quien sólo lo mencionaría por su nombre de pila y su lugar de nacimiento. Rheticus se ocupó del trabajo, copiando meticulosamente (y haciendo correcciones de menor importancia) el voluminoso manuscrito de Copérnico e inició el proceso de imprimir el libro, pero diversas circunstancias le llevaron a dejar inconclusa la tarea, entre ellas cierta incomprensión por parte de su maestro.  Andreas Osiander, sacerdote luterano, propuso en un prefacio equívoco, sin firmar, destinado a proteger al autor, aunque todos lo atribuyeron al propio Copérnico que las hipótesis del libro no eran artículos de fe sino meramente artificios para calcular. El primer ejemplar impreso del libro, que estaba dedicado al papa, llegó al castillo de Frauenburg el 24 de mayo de 1543. Aquel mismo día, más tarde, murió Copérnico.