Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

El Instituto Euromediterráneo de Hidrotecnia

Las demandas mundiales de agua se incrementan a doble velocidad que el aumento de la población mundial. Si entre 1900 y 1995 los habitantes de nuestro planeta se triplicaron, en el mismo periodo las necesidades de agua se sextuplicaron. Y si el 70% de la superficie terrestre está cubierta por las aguas, un 67,5% corresponde al agua salada de los océanos y del resto, solo un 1% del mismo, es decir, menos del 0,007% del agua mundial está disponible con facilidad.

En Europa la primera capa de acuíferos subterráneos ya se puede considerar aniquilada por la contaminación No se trata de datos extraídos de algún informe alarmista procedente de grupos militantes conservacionistas o ecologistas. Éstos y otros muchos más preocupantes figuran en el informe oficial presentado por la UNESCO hace unos días en Budapest, donde se ha celebrado la Conferencia Mundial sobre la Ciencia del Siglo XXI. Andras Szollosi-Nagy, director de la División de Ciencias del Agua de la UNESCO califica la situación como una verdadera bomba de relojería. Esta misma preocupación por el futuro del agua y la Humanidad es la que sirvió para la puesta en marcha por la propia UNESCO del Programa Hidrológico Mundial, para ayudar a las naciones a que actualizasen sus conocimientos sobre el ciclo del agua, a mejorar sus capacidades de gestión y a valorar sus recursos acuíferos en un medio natural muy vulnerable.

En este contexto, hace un mes, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa hizo público su documento 8416 consistente en una propuesta de resolución de creación de un Instituto Euromediterráneo de Hidrotecnia. Esta propuesta está encabezada por el senador murciano Adolfo Fernández Aguilar, miembro de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Asamblea Parlamentaria contando con la firma de 15 parlamentarios de 12 países, pertenecientes a 6 grupos políticos que cubren prácticamente todo el espectro político de esa Cámara.

PROBLEMAS. De acuerdo con un reciente análisis mundial los dos problemas más graves y acuciantes de la Humanidad en el próximo siglo serán el del crecimiento de la población y el de la escasez del agua en amplias áreas geográficas. A primera vista, el del agua podría parecer un simple problema socioeconómico ya que habrá lugares que tendrán recursos de agua y medios para explotarlos mientras otros carecerán de ellos. Pero, también, se trata de un importante problema científico. Por una parte, ciertas aplicaciones científicas como los fertilizantes sintéticos, muchos procesos industriales o la irrigación intensiva son responsables, en buena parte, de la agudización del problema del agua. Por otra parte, otras aplicaciones de la Ciencia pueden suministrarnos las necesarias soluciones.
Son muchas las circunstancias que harán que en las próximas décadas la disponibilidad del agua se convierta en un grave problema para la Humanidad. Vamos a citar muy brevemente algunas de ellas: 1. La escasez. Por ahora, únicamente un 0,007% del agua existente en la Tierra puede ser captada y usada a costo razonable y ser renovada de un modo sostenido; 2. La desigualdad. Mientras que en el Amazonas fluye el 16% del agua de todos los ríos, zonas áridas que representan el 40% de la superficie terrestre cuentan con tan solo el 2% de las corrientes fluviales; 3. Irrigación intensiva. Los agricultores usan más y más agua para producir cosechas más abundantes. Actualmente los riegos consumen más del 70% de toda el agua gastada; 4. Despilfarro. Se necesita una media de 1400 años para que se reponga adecuadamente un acuífero. Mientras tanto, en los países desarrollados se pierde, por fugas en las canalizaciones, el 50% del agua potable. Si el consumo de agua, por persona y día, en las zonas áridas africanas es de unos 20 litros, el de un europeo o norteamericano suele ser de 450 litros; 5. Contaminación. Gran parte de las industrias no depuran el agua que utilizan. El agua procedente de la irrigación contiene gran cantidad de pesticidas y fertilizantes contaminantes; 6. Explosión demográfica. Dentro de 25 años habitarán la Tierra unos dos mil seiscientos millones de personas más que en 1995. Y el crecimiento es mayor en las zonas más necesitadas de agua. Actualmente el 75% de la población de la Tierra vive en regiones en las que se usa solo el 20% del agua globalmente disponible; 7. Cambio climático. Si se confirman las predicciones al respecto, el incremento, en unas pocas décadas, de la temperatura del aire en 1,5 ºC , significará una reducción del 10% de las lluvias y más del 50% de reducción del agua disponible en ríos y lagos.

SOLUCIONES. Se puede hacer mucho para luchar contra los anteriores problemas. Y la Ciencia y la Tecnología pueden ofrecernos un amplio abanico de soluciones. En primer lugar, hacen falta modelos calibrados adaptados a las regiones áridas así como estudios de los ciclos naturales de lluvias y disponibilidades acuíferas. Hay que fomentar un mejor uso del agua, reduciendo las pérdidas de conducciones, sustituyendo los riegos masivos por riegos por goteo, recogiendo y almacenando bien todas las precipitaciones acuosas, utilizando aguas ya usadas para la industria, estimulando los procesos de depuración y extendiendo ampliamente las campañas de educación e información.

Los remedios basados en la ingeniería estructural (pantanos, trasvases, desalados, etcétera) han de ir acompañados de otras soluciones como las que nos pueden proporcionar la Biotecnología. Las bacterias y microorganismos modificados genéticamente pueden y deben tener un papel importante eliminando o transformando a los compuestos contaminantes en los procesos de depuración de aguas, en especial de las aguas superficiales. Los logros biotecnológicos también ayudarán a producir nuevas cosechas que requieran menos agua o que puedan sobrevivir en condiciones de aridez.

Tal como se indica en la propuesta de resolución de creación del Instituto Euromediterráneo de Hidrotecnia, nacida en el seno de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, para los países del ámbito mediterráneo constituye uno de sus problemas mayores el aprovisionamiento de agua y su utilización óptima, por lo que sería de gran interés la existencia de un foro de cooperación euromediterránea mediante la creación de un centro de excelencia que concentrase los esfuerzos internacionales de esta región geográfica relacionados con la Hidrotecnia en su más amplio sentido científico y tecnológico: depuración de aguas, ingeniería hidrológica, análisis de los sistemas de recursos acuosos, previsión y prevención de inundaciones, gestión de reservas y recursos, desalamiento y reciclaje, tecnologías de la conducción y del riego, acuicultura, biotecnología aplicada al mejor uso del agua, etcétera.

Nuestros dirigentes políticos nacionales y autonómicos (sobre todo los de las regiones mediterráneas) tienen servida en bandeja una oportunidad única para apoyar y conseguir que se cree y ubique en nuestro país, según la propuesta en marcha, el Instituto Euromediterráneo de Hidrotecnia, germen de importantes desarrollos científicos y tecnológicos internacionales. ¿Sabrán aprovechar la oportunidad?