Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Desesperanza y corazón

Los sentimientos de desesperanza no son buenos para el corazón. Así lo pone de manifiesto una Investigación realizada sobre más de 600 varones finlandeses de mediana edad durante cuatro años. Aquellos que tenían profundos sentimientos de desesperanza estuvieron más predispuestos a desarrollar hipertensión. En concreto, un 37 % de ellos, mientras que este porcentaje se redujo al 23 % para los varones con moderados sentimientos de desesperanza, y a un 17 % para los que no tenían este sentimiento o tan solo lo presentaban de un modo leve.