Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Un inventor singular

Un inventor singular

La conocida frase de Montaigne "El hombre sabio no lo es en todas las cosas", no sería aplicable a nuestro personaje de hoy, quien, posiblemente sea el único ser humano capaz de ser comparado con quien es considerado como el mayor inventor de todos los tiempos, Thomas Edison, que llegó a contabilizar 1093 invenciones, incluyendo la bombilla eléctrica.

Se trata de un excepcional japonés, ¿un genio?, el Dr. Yoshiro NakaMats, de 74 años, que ha realizado hasta la fecha más de 3300 invenciones, entre las que se cuentan: un ajustador centrífugo de gravedad para autopilotaje de modelos de aviones (¡a los 5 años de edad!), un tren de aterrizaje retráctil para aeronaves (¡a los 7 años de edad!), una bomba automática para transferir fluidos (¡a los 14 años de edad!), los discos flexibles para datos (disquetes, floppy disks, ¡en 1948, a los 20 años de edad!, es decir, antes del desarrollo de los ordenadores, tal como los conocemos), unos zapatos saltadores, un sillón rejuvenecedor, un putter (palo de golf) revolucionario, los taxímetros, e, incluso, un aerosol sexual (el Love-Jet) cuyos efectos, según algunos, son superiores a los de Viagra o del Cialis. Si se cumplen sus predicciones, basadas en su modo de vida, que comentaremos después, vivirá unos 140 años, por lo que se encontraría, a sus 74 años, en la mitad de su vida, lo que significa que aún cabría esperar multitud de nuevos inventos por venir.


CEREBRO. Roger Sperry, que ganó el premio Nobel por sus investigaciones en 1981, opinaba que nuestras dos mitades del cerebro controlan diferentes "modos" de pensar. Las nuevas ideas surgen al romper la norma, al ignorar los límites y los hechos. La mitad derecha de nuestro cerebro sería nuestro aliado creativo y se encarga de la estética, el sentimiento y la creatividad, siendo su función más aleatoria, intuitiva, holística y sintética. Por el contrario, primordialmente, el cerebro izquierdo se ocuparía del pensamiento lógico, el análisis y la precisión, recreándose en los detalles, minimizando nuestro pensamiento creativo, con funciones más lógicas, secuenciales, racionales y analíticas.

Por ello, el Dr. NakaMats no sería un japonés típico. En él predominaría su porción derecha cerebral, la creativa, mientras que a los japoneses se les considera como una sociedad colectiva que favorece las aproximaciones conservadoras, con poca posibilidad de individualidad, creatividad e innovación. Capaces de copiar tecnología, pero no de crearla. Es decir, con predominancia del lado izquierdo del cerebro. Sin embargo, diversas investigaciones han demostrado que los niños japoneses son muy fuertes en áreas que requieren la actividad del hemisferio derecho cerebral, siendo la estructura social de su país y el sistema educativo el que refrena esa potencialidad y potencia el aprendizaje mediante la memorización.

Por el contrario, la madre de Yoshiro NakaMats, maestra, se tomó un gran interés por la educación de su hijo, adelantado en unos dos años a los conocimientos de sus compañeros de clase, y desde el principio le estimuló y ayudó en sus aficiones creativas. Fue precisamente la observación de su madre en la cocina vertiendo la sopa desde un gran recipiente hasta otros más pequeños la que le estimuló para inventar una bomba automática para trasvases de líquidos que, en diversas variantes, tantos ha tenido y sigue teniendo.

Su formación académica la completó NakaMats en el departamento de Ingeniería de la Universidad de Tokio. Posteriormente realizó doctorados en Ingeniería, Derecho, Medicina y Ciencias y ha escrito ya cerca de un centenar de libros muy diversos, incluyendo uno con el título (traducido) de "Cómo convertirse en un Superman sin levantarse de la cama". En cualquier caso la filosofía de su trabajo es la de de estar simultáneamente ocupado en, al menos, 10 tareas diferentes. Aunque vive en Japón es profesor de Filosofía de la Creatividad en las universidades americanas de Columbia y Pennsylvania


DISQUETES. Existe una cierta controversia entre NakaMats y la IBM sobre la autoría de la invención de los disquetes flexibles, que permitieron las transferencias de datos e información hasta entonces impensables, posibilitando el rápido desarrollo de los ordenadores personales. La versión de NakaMats es la de la idea le surgió al escuchar durante su época de estudiante la Quinta Sinfonía de Beethoven en un disco de vinilo de los existentes entonces, es decir, de 78 rpm con gran número de chirridos y ruidos de fondo. El pensó que sería posible almacenar la información de una manera más preservable y cómoda, desarrollando la invención del disquete flexible, patentado en 1950. Los industriales japoneses lo consideraron una invención inútil. Hay que recordar que en ese año la tecnología más avanzada de IBM consistía en el modelo A de máquina de escribir con tabulador decimal.

Aunque la empresa IBM afirma que fueron sus ingenieros quienes inventaron los disquetes en los años 60, usando tecnologías propias, la gran empresa informática ha tenido que reconocer que, efectivamente, NakaMats poseía varias patentes propias sobre disquetes y, de ellas, 16 fueron compradas por la compañía.

MÁS INVENTOS
El Cerebrex es un sillón especial, donde pasa 30 minutos diarios. Asegura que mejora la memoria, las habilidades matemáticas y la creatividad, aparte de su efecto hipotensor y relajante. Según el inventor su efecto se realiza de dos modos. El primero mediante pulsos específicos de radiaciones desde los pies a la cabeza que provocan un efecto sinérgico recerbral de modo que 1 hora de sillón equivale a 8 de sueño.

El putter es uno de los más importantes y el más personal de los 14 palos de un golfista, existiendo una amplia variedad de modelos. El desarrollado por NakaMats es todo un prodigio tecnológico y obtuvo el Gran Premio en la Expo Internacional de la Invención de 1981 en Nueva York. Consta de mecanismos dinámicos orientados sónicamente y lo comercializa en Internet, en su tienda, al bastante elevado precio de 85.000 yen.

Entre otras invenciones suyas se encuentra un "Aparato para convertir la energía radiante como la luz o el calor directamente en fuerza de giro", y un "Sistema de energía para aplicar a los motores mezclas de hidrógeno y gasolina". En cuanto al futuro sueña con una invención que pudiera convertir la inmensa cantidad de energía que llega continuamente a la Tierra en forma de radiación cósmica en otras formas utilizables de la energía, lo que eliminaría cualquier amenaza de crisis energética de la Humanidad, presente o futura.