Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Escándalos futbolísticos

Recientemente, en estas páginas, anunciábamos el desarrollo empresarial de un sistema objetivo que permite analizar en tiempo real las posiciones relativas de jugadores y balón en los campos de juego, a fin de evitar juicios subjetivos y errores arbitrales.

Se trataría de una excelente aplicación científica ya que, por citar solo un ejemplo, la interpretación de las normas sobre el fuera de juego produce controversias constantes e, incluso, favorece la violencia en el fútbol, debido a los fallos que se cometen al juzgarla. Aparte de ello, existen también factores económicos importantes ya que ae puede afectar a los resultados, que no solo modifican clasificaciones sino a las quinielas, con sus millonarios agraciados.

NORMA. La controvertida Norma número 11 de la FIFA señala que un jugador está en posición de fuera de juego si se ubica más próximo a la línea de meta de su oponente que la pelota, excepto si está en su propia mitad del terreno de juego, o que no esté más próximo a la línea de meta de su oponente que al menos dos contrarios. Una interpretación aclarativa de la FIFA acerca de esta norma es la de que que el fuera de juego no será juzgado en el momento que el jugador en cuestión recibe la pelota, sino en el momento en que la pelota se la pasa a él uno de su propio equipo. Por ello, un jugador que no está en fuera de juego cuando uno de sus compañeros le pasa la pelota o cuando recibe un saque de puerta, no incurrirá en fuera de juego si avanza durante el vuelo de la pelota, aunque la reciba más adelantado que sus oponentes. Asimismo, un jugador que esté al mismo nivel que el segundo oponente o que los dos últimos oponentes no está en posición de fuera de juego.

El problema fisiológico para el árbitro principal y ayudantes radica en que hay que observar simultáneamente dos posiciones diferentes, la del lugar del inicio del pase y la del jugador que lo va a arecibir. ¿Es ello posible?. ¿Qué limitaciones fisiológicas existen?.

FÓVEA. Francisco Belda Maruenda es un médico formado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Desarrolla su labor profesional en un Centro rural, concretamente el Centro de Salud de Alquerías. Desde hace años el doctor Belda se preocupaba por las preguntas anteriores y sus posibles respuestas. Buen conocedor de la fisiología de la visión sabía que solo un objeto cuya imagen se sitúe en el centro de la retina (región de la fóvea) estará enfocado. Para conseguirlo el control preciso de la posición de los globos oculares lo hacen seis músculos que trabajan en grupo para mover los ojos arriba, abajo, en sentido central o nasal, en sentido lateral, temporal o en rotación.

Las respuestas adecuadas a sus inquietudes las encontró al examinar las diferentes características del proceso, entre las que destaca el proceso de los movimientos sacádicos o paso del estímulo visual desde el campo de visión periférica hasta la fóvea. Su duración de 10 a 80 milisegundos, y su latencia de unos 0.2 segundos. Ello significa que el ojo humano, para mirar de un objeto a otro, precisa un tiempo superior a una décima de segundo. Como la duración del movimiento sacádico incrementa con su amplitud, y el tiempo de latencia aumenta con el tamaño del movimiento sacádico, ello significa en la práctica que los movimiento sacádicos usuales en un árbitro pueden acabar entre 0,25 y 0,30 segundos tras el estímulo que los provocó.

En una jugada de posible fuera de juego tanto el árbitro como los árbitros asistentes necesitan cambiar de objeto visual en tres ocasiones. La primera, desde el momento justo del pase hasta localizar al jugador más adelantado o al que va destinado el pase. El segundo movimiento, sería localizar la posición exacta, en el momento del pase, del penúltimo defensor, en relación al jugador más avanzado del equipo contrario. El tercer movimiento, sería localizar el último defensor, aunque como en la práctica es el portero, éste movimiento es prescindible. Imaginemos una situación legal inicial en la que el jugador más adelantado, el que recibirá el balón, está retrasado respecto al último defensa en 1 metro. Si en el momento de iniciarse el pase ambos jugadores corren a la misma velocidad en sentido contrario, por ejemplo, a la que representa necesitar 14 segundos para cien metros, en una décima de segundo cada uno recorrería 70 centímetros, con lo cual al recibir el pase habría una distancia entre ellos de 40 centímetros. Imaginemos que en ese momento pudiera mirar el árbitro. Vería más adelantado al delantero en esos 40 centímetros y le pitaría fuera de juego, a pesar de que su posición inicial era correcta. Es decir, es imposible aplicar objetivamente la norma del fuera de juego.

COINCIDENCIA. El doctor Belda registró su trabajo el 4-12-1996 en el Registro General de la Propiedad Intelectual y lo publicó en en el número 4 de la revista Fútbol, que es la Revista Oficial de la Real Federación Española de Fútbol.
Ahí podría haber acabado todo, pero casi un año después, en la revista Lancet, que es una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo, aparecía una investigación sobre los Movimientos Oculomotores y la Regla 11 del Fútbol que presentaba una excepcional similitud y coincidencia de resultados con la que había hecho anteriormente el doctor Belda. Pero no figuraba como autor de la misma, ni siquiera citado, sino que los autores eran un amplio grupo de profesionales del Departamento de Otoneurología de la Fundación Jiménez Díaz y de la propia Federación Española de Fútbol, entre ellos un conocido árbitro. A través de una entrevista con el doctor Belda este periódico La verdad se hizo eco del asunto así como interposición por parte de este médico de una demanda por plagio en el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Madrid. El correspondiente proceso dio lugar a una sentencia el 7-6-2001 por la que se condenaba por plagio a los firmantes del trabajo de Lancet y quedaba absuelta la RFEF. La sentencia fue recurrida y la vista definitiva está prevista para el próximo día 15 de diciembre en la Audiencia Provincial de Madrid, lo que originará una nueva sentencia.
Conclusión con dos preguntas. Una: ¿No les recuerda esta historia otra parecida, la de David y Goliat?. Otra: es necesario erradicar la violencia del fútbol y del deporte, pero ¿no sería una buena idea comenzar la tarea con un mayor grado de exigencia ética para sus responsables?