Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

La Clínica Mayo

Fue en la Clínica Mayo donde se originó el concepto de la práctica de la medicina en equipo, y sus Drs. Edward Kendall y Philip Hench, por sus investigaciones sobre el aislamiento y uso clínico de la cortisona, obtuvieron en su día el Premio Nobel de Medicina.

Sus médicos y científicos, entre otras muchas importantes contribuciones, han desarrollado métodos rápidos de análisis de tejidos quirúrgicos, de clasificación de cánceres, aislaron la hormona tiroxina, fundaron el primer banco de sangre, usaron los primeros fármacos antituberculosos, desarrollaron las cateterizaciones cardíacas, así como otro largo etcétera de logros.

¿Qué es la CLÍNICA MAYO y cuál la razón de su fama?. En realidad, la FUNDACIÓN MAYO incluye a diversos hospitales, entre los cuales el más conocido es la CLÍNICA MAYO de Rochester, Minnesota, contando con una plantilla total de más de 1.650 médicos y científicos, 280 asociados clínicos e investigadores, unos 1500 médicos residentes y más de 18.000 personas dedicadas a labores de enfermería, administrativas y auxiliares. Anualmente son tratados más de 400.000 pacientes, aunque las consultas superan los dos millones. La Fundación Mayo es una institución particular, sin ánimo de lucro, con la misión de "proporcionar cuidados afectuosos, de la mayor calidad, a costos razonables, a través de equipos médicos multidisciplinares, que trabajan conjuntamente en la práctica clínica, la educación y la Investigación, en un sistema unificado, aunque localizado en diversos campus".

HISTORIA. Este prestigioso conjunto médico comienza su historia con William Worrall Mayo, un inglés nacido en 1819 cerca de Manchester. Tras estudiar Química emigró a EE.UU, en 1845, y allí cursó Medicina, alcanzando una justa fama como cirujano. En 1863 se trasladó a Rochester, Minnesota, trabajando, a partir de 1880, con sus dos hijos, también médicos, William James Mayo y Charles Horace Mayo. Tras un tornado que arrasó Rochester colaboraron con las monjas HERMANAS DE SAN FRANCISCO para poner en marcha el HOSPITAL DE STA. MARÍA, inaugurado en 1889, con 27 camas. Conforme crecía su reputación los Mayo invitaron a otros doctores a colaborar con ellos, iniciando la práctica de la medicina pluriespecializada, en equipo, en la que comenzó a llamarse Clínica Mayo. A comienzos de siglo su prestigio hizo que más y más jóvenes médicos solicitaran su ingreso allí como asistentes e internos y ello dio lugar a su transformación en una asociación voluntaria de médicos y profesionales de la salud.

En 1915 los hermanos Mayo donaron un millón y medio de dólares a la Universidad de Minnesota para establecer en Rochester la FUNDACIÓN MAYO PARA LA EDUCACIÓN E INVESTIGACIÓN MÉDICA, dotación que aumentó rápida y considerablemente gracias a los propios ingresos generados y a las donaciones recibidas. De un modo pionero, ya en 1915, se creó uno de los primeros programas conocidos de formación de postgrado, a través de la excelente MAYO MEDICINE GRADUATE SHOOL. En 1972 comenzó la FACULTAD MAYO DE MEDICINA y a partir de 1986 se fueron integrando a la CLÍNICA MAYO de Rochester otros hospitales como los de Sta. María y el Metodista de Rochester. También otras nuevas Clínicas Mayo ubicadas en Jacksonville y Scottdale, el Hospital de San Lucas de Jacksonville, así como varios conjuntos de hospitales de Wisconsin, Iowa, etcétera, todo ello con el objetivo común de conseguir las cotas más altas de calidad competitiva a través de la integración equilibrada de las actividades médicas clínicas, educativas e investigadoras.

EDUCACIÓN E EINVESTIGACIÓN. Con un presupuesto superior a los 86 millones de dólares la FUNDACIÓN MAYO ofrece variados programas docentes. La MAYO MEDICAL SCHOOL es la encargada de formar a los estudiantes de Medicina, un número muy reducido, con un excelente programa formativo de 7 años. La MAYO SCHOOL OF HEALTH-RELATED SCIENCES forma a unos 200 profesionales relacionados con más de 20 campos diferentes de la Salud, a diferentes niveles. La prestigiosa MAYO GRADUATE SCHOOL ofrece desde doctorados en temas de Ciencias Biomédicas hasta su actividad más renombrada, la formación de especialistas médicos en más de 100 especialidades diferentes. Otra actividad educacional que paulatinamente gana más importancia y que utiliza las tecnologías más avanzadas, es la de los PROGRAMAS DE EDUCACIÓN CONTINUADA, destinados a profesionales, a través de cursos, seminarios, estancias, medios electrónicos, etc. Más de 20.000 usuarios se han benefician de ellos cada año.

La Investigación ha sido siempre uno de los pilares principales de la filosofía MAYO. Con un presupuesto anual cercano a los 150 millones de dólares, más del 60% proceden de financiaciones externas, de diversas Agencias y Organismos, llevándose a cabo más de 1500 diferentes proyectos de Investigación. Entre ellos alcanzan singular relieve los destinados a los avances en los sistemas de imagen y visualización, para su posterior uso diagnóstico; las aplicaciones médicas de los ultrasonidos y de la tecnología electrónica; las investigaciones endocrinológicas, etcétera. De gran interés es el proyecto, auspiciado por la NASA, destinado al desarrollo de tecnologías vía satélite para la transmisión, a alta velocidad, de imágenes médicas y de información telemédica. Se han comenzado experiencias que incluyen, por ejemplo, la transferencia de imágenes de cateterizaciones cardíacas y de enfermedades congénitas cardíacas, la telerradiología remota o imágenes ultrasónicas en tiempo real, todo ello demostrativo de que la época de la telemedicina ya está comenzando.

El excelente ambiente investigador existente explica el que investigadores renombrados internacionalmente escojan la CLÍNICA MAYO para sus investigaciones. Por ejemplo, el Dr. John Riordan, quien descubrió el gen responsable de la fibrosis cística, en 1994 se trasladó a la Clínica Mayo de Scottsdale para proseguir sus investigaciones por "ser el mejor lugar en el que el nuevo conocimiento médico y la tecnología se pueden aplicar directa y fácilmente para beneficio de los pacientes".

CLÍNICA. Tal como establecieron sus fundadores el cuidado esmerado de los pacientes es el principal interés de la CLÍNICA MAYO. Los chequeos Mayo" son apreciados internacionalmente. Como indicación global, para una persona relativamente normal pueden durar 4 días y costar unos 1.500 dólares. Para controlar los costos, la CLÍNICA MAYO procura que las hospitalizaciones sean las menos y lo más breves posibles; de hecho tan solo un 15% de los pacientes que acuden a las consultas son hospitalizados, con la idea global de prestar los servicios de un modo ágil ya que de acuerdo con uno de sus dirigentes: "LA CLÍNICA MAYO no puede permanecer inmóvil mientras el mundo de la salud cambia. No podemos esperar a que se produzcan las acciones legislativas ni las reformas oficiales."

Y, un último punto interesante: la Clínica Mayo produce variadas y excelentes publicaciones: revistas de Investigación, libros, enciclopedias, publicaciones electrónicas, obras y juegos para niños, CD-ROM para especialistas, etc. Entre las más populares se encuentran las de divulgación. Precisamente, una de la más conocidas y valiosas, el LIBRO DE LA SALUD FAMILIAR, con espléndido contenido de textos e ilustraciones, se viene distribuyendo gratuitamente, por fascículos, en los periódicos del grupo CORREO. Su gran utilidad para todos los lectores y sus familias, está asegurada por la propia calidad de la CLÍNICA MAYO.