Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Restricción salina y fallo cardiaco. Incógnitas por resolver

La recomendación de una restricción de la ingesta de sal se hace a casi todos los pacientes con patologías cardíacas

La recomendación de una restricción de la ingesta de sal se hace a casi todos los pacientes con patologías cardíacas. En el caso de la hipertensión arterial ciertamente está demostrado que un cierto porcentaje de personas (no todas), por razones genéticas, son sensibles a esta sustancia y necesitan reducir su ingesta. ¿Es esto extrapolable al resto de patologías cardíacas?
 
La situación es más compleja como acaba de ponerse de manifiesto en una recentísima publicación de la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, que analiza concretamente la relación de la ingesta de sal en pacientes con fallos cardíacos (FC).
 
La investigación se realizó sobre 130 pacientes con FC sintomáticos y una una ingesta de sodio bastante restringida (media, <2.500 mg / día) y otros 130 pacientes similares con un consumo de sal sin restricciones. Los cálculos de ingesta de sal se realizaron mediante cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos durante 3 años.
 
El resultado inesperado fue que la restricción de sodio se asoció con un mayor riesgo que el consumo no restringido en relación con los parámetros de fallecimientos u hospitalizaciones por HC (42,3% frente a 26,2%), así como que el riesgo fue significativamente mayor en los pacientes no tratados con inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina o bloqueadores de los receptores de la angiotensina que entre los que si recibieron estos medicamentos.
 
¿Conclusiones? Que quedan muchos factores por elucidar y que, mientras tanto, en estos casos, puede seguir considerándose como razonable una restricción salina, pero moderada, es decir, inferior a 3g/día.
 
Más en:
 
http://goo.gl/0wyRk0