Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

El estrés crónico predispone a sufrir enfermedades mentales

Han demostrado que el estrés crónico genera cambios a largo plazo en el cerebro que pueden explicar por qué las personas que sufren estrés crónico son propensos a sufrir posteriores problemas mentales como la ansiedad y los trastornos del humor en la vida adulta

El estrés crónico predispone a sufrir enfermedades mentales
Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, acaban de publicar una investigación sobre este tema en el número de ayer de la revista Molecular Psychiatry  (http://www.nature.com/mp/journal/vaop/ncurrent/full/mp2013190a.html).
 
Han demostrado que el estrés crónico genera cambios a largo plazo en el cerebro que pueden explicar por qué las personas que sufren estrés crónico son propensos a sufrir posteriores problemas mentales como la ansiedad y los trastornos del humor en la vida adulta.
La mielina se tiñe de azul en esta sección transversal de un hipocampo de rata. La mielina, que acelera las señales eléctricas que fluyen a través de los axones, es producida por los oligodendrocitos, que aumentan en número como resultado de estrés crónico. Los nuevos oligodendrocitos se muestran en amarillo. 
 
Según el resumen de la investigación (traducción retocada Google) suministrado por el responsable de Medios de comunicación de la Universidad, Robert Sanders, los hallazgos podrían conducir a desarrollar nuevos tratamientos para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades mentales después de eventos estresantes (http://newscenter.berkeley.edu/2014/02/11/chronic-stress-predisposes-brain-to-mental-illness/)
 
Los médicos saben que las personas con enfermedades relacionadas con el estrés, como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), tienen anormalidades en el cerebro, incluyendo diferencias en la cantidad de materia gris en comparación con la sustancia blanca. La materia gris está compuesta principalmente por células – neuronas, que almacenan y procesan información, y células de apoyo llamadas glia – mientras que la materia blanca está formada por los axones, que crean una red de fibras que interconectan las neuronas. La materia blanca recibe su nombre de la vaina blanca, grasa de mielina que rodea a los axones y acelera el flujo de las señales eléctricas de una célula a otra.
 
Hasta ahora había sido un misterio conocer cómo el estrés crónico crea estos cambios duraderos en la estructura del cerebro pero los investigadores comienzan a descubrirlo.
 
En una serie de experimentos, Daniela Kaufer, profesora asociada de Biología Integrativa en la UC Berkeley, y sus colegas, incluyendo a los estudiantes de posgrado Sundari Chetty y Aarón Freidman, descubrieron que el estrés crónico generaba más células productoras de mielina y menos neuronas de lo normal. Esto se traduce en un exceso de mielina – y por lo tanto, de materia blanca – en algunas áreas del cerebro, lo que modifica el delicado equilibrio y la comunicación interna dentro del cerebro.
 
Según ha dicho la investigadora principal: “Estudiamos sólo una parte del cerebro, el hipocampo, pero nuestros hallazgos podrían dar una idea de cómo la materia blanca está cambiando en condiciones como la esquizofrenia, el autismo, la depresión, el suicidio, el TDAH y el trastorno de estrés postraumático”
 
El hipocampo regula la memoria y las emociones, y desempeña un papel en diversos trastornos emocionales.
 
 
¿Afecta el estrés afecta a la conectividad cerebral?
 
 
Las conclusiones del Kaufer sugieren un mecanismo que, por ejemplo, podría explicar algunos cambios en la conectividad cerebral en las personas con trastorno de estrés postraumático. Uno puede imaginar, dijo, que los pacientes con TEPT pueden desarrollar una mayor conectividad entre el hipocampo y la amígdala – el asiento de la respuesta de lucha o huida del cerebro – a la vez que una conectividad más baja que la normal entre el hipocampo y la corteza prefrontal, que modera nuestras respuestas.
 
“Podemos imaginar que si su amígdala y el hipocampo están mejor conectados, eso podría significar que sus respuestas de miedo son mucho más rápidas, lo que es algo que se da en las víctimas de estrés”, dijo. “Por otro lado, si las conexiones no son tan buenas en la corteza prefrontal, la capacidad de finalizar las respuestas se ve afectada. Por lo tanto, cuando usted está en una situación de estrés, las vías inhibitorias de la corteza prefrontal que le dirían no a estresarse no funcionan tan bien como la amígdala que le comunica al hipocampo, ‘¡Esto es terrible! ” Por ello, lo que se provoca es una respuesta mucho más grande de lo que debería ser “.
 
 
 
Ajustes de estrés las células madre
 
El laboratorio de Kaufer, que lleva a cabo investigaciones sobre los efectos moleculares y celulares de estrés agudo y crónico, se ha centrado en el estudio de las células madre neuronales en el hipocampo de los cerebros de ratas adultas. Estas células madre se pensaba anteriormenteque únicamente maduraban hasta neuronas o hasta un tipo de célula glial llamada astrocito. Los investigadores encontraron, sin embargo, que el estrés crónico también hizo que las células madre en el hipocampo madurasen y se convirtieran en otro tipo de célula glial llamada oligodendrocitos, que producen la mielina que enfunda las células nerviosas.
 
Su hallazgo, que han demostrado en ratas y células de cerebro de rata cultivadas, sugiere un papel clave para los oligodendrocitos en el largo plazo y tal vez cambios permanentes en el cerebro que podrían establecer el escenario propicio para los problemas posteriores mentales. Los oligodendrocitos también ayudan a formar sinapsis – los sitios en los una neurona se comunica con otra – y ayudan a controlar el crecimiento de los axones, que protagonizan esas conexiones sinápticas.
 
El hecho de que el estrés crónico también disminuye el número de células madre que maduran en las neuronas podría proporcionar una explicación de por qué el estrés crónico también afecta el aprendizaje y la memoria,.
 
Kaufer está llevando a cabo experimentos para determinar cómo el estrés en la infancia afecta la materia blanca del cerebro, así como si el estrés crónico en la infancia disminuye la capacidad de recuperación en el futuro. También está estudiando los efectos de diversos tratamientos, que van desde el ejercicio a los fármacos antidepresivos, que reducen el impacto de las hormonas del estrés y la tensión.