Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Los disolventes usuales pueden afectar a nuestras hormonas

Benceno, tolueno, etilbenceno y xileno son disolvente ampliamente usados tanto doméstica como industrialmente, de modo que restos de los mismos están presentes en el interior y exterior de nuestros hogares

Benceno, tolueno, etilbenceno y xileno son disolvente ampliamente usados tanto doméstica como industrialmente, de modo que restos de los mismos están presentes en el interior y exterior de nuestros hogares. Estos cuatro productos químicos se recuperan durante la extracción de petróleo crudo y gas natural y, después del refinado, se utilizan como aditivos de la gasolina y en una amplia variedad de productos de consumo, tales como adhesivos, detergentes, desengrasantes, colorantes, pesticidas, ceras y disolventes.
 
Así, el etilbenceno es uno de los diez principales productos químicos utilizados en productos para niños como juguetes y juegos infantiles y el tolueno es uno de los diez principales productos químicos utilizados en productos de consumo tales como combustibles y pinturas.
 
Los cuatro se liberan al aire a través de la quema de combustibles fósiles, las emisiones de vehículos o la volatilización de productos, y su uso normal es tan extendido que varios estudios han demostrado que los niveles de esos productos químicos suelen ser más altos en el aire interior de las casas que en el exterior libre, lo que sugiere que las personas pueden estar expuestas a ellos dentro de sus hogares.
 
Ahora, investigadores del Endocrine Disruption Exchange (TEDX) y de la Universidad de Colorado, Boulder, lanzan la advertencia, en la revista Environmental Science and Technology, de de que aún en niveles considerados seguros por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, con bajas exposiciones, pueden ser la causa de problemas relacionados con los niños (reducción de crecimiento fetal), asmáticos y con los sistemas cardíacos, reproductor y respiratorio de adultos debido a su acción alteradora de nuestros sistemas hormonales, modificando las vias normales de señalización endocrinas. Usando cultivos celulares humanos los científicos han demostrado que los productos químicos pueden alterar las hormonas andrógenas y estrógenas.
 
Aunque directamente, en organismos humanos, no se ha demostrado que la exposición a bajos niveles de esos productos químicos alteren los niveles de las hormonas, sin embargo se sospecha que pueden afectar al desarrollo de los propios sistemas hormonales.
 
Más en:
 
http://goo.gl/I2KFzF