Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud
 

Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Nobel pacifista

El Premio Nobel Pauling fue voraz lector en su juventud y pronto se obsesionó con los experimentos químicos. Una baja calificación en Historia impidió su graduación de bachillerato (cinco años después de la obtención de su segundo Nobel su escuela le entregó el diploma)

 

El Premio Nobel Pauling fue voraz lector en su juventud y pronto se obsesionó con los experimentos químicos. Una baja calificación en Historia impidió su graduación de bachillerato (cinco años después de la obtención de su segundo Nobel su escuela le entregó el diploma). Con cuarenta años de edad descubrió que sufría la enfermedad renal de Bright, potencialmente mortal y considerada incurable en esa época. Se autodiseñó una estricta dieta pobre en aminoácidos y sal, pero rica en vitaminas y sales minerales, consiguiendo controlar la enfermedad. Falleció a los 90 años de edad. 
 
La segunda guerra mundial influyó en su pacifismo. Rechazó la propuesta de Oppenheimer de participar en el proyecto Manhattan para la fabricación de las bombas atómicas americanas y fue protagonista destacado de campañas y manifiestos pacifistas, contra las pruebas nucleares o de llamada al diálogo. Su carta de 1958, avalada por más de 11.000 científicos, presentada ante la ONU fue el origen del Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares, aprobado por esa Organización en 1963. El Senado americano lo calificó como un notorio colaborador de la “ofensiva pacifista-comunista”. El Nobel de la Paz, para la revista Life, fue un “extraño insulto de Noruega”. A pesar de todo, hasta el final de su vida, Pauling siguió protestando contra todos los conflictos armados, como Corea, Vietnam, Croacia, Nicaragua, etc.
 
Más en:
Libro: En busca de la paz; Linus Pauling; Daisaku Ikeda, Emecé, 1995