Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Células madre pluripotentes inducidas. Evidencias

La mezcla de la política (o de los prejuicios ideológicos) con la ciencia es siempre peligrosa. Y es inadmisible que con criterios políticos se tomen decisiones que deben corresponder al ámbito científico. Son componentes inmiscibles entre sí. No sin razón D. Miguel de Unamuno afirmaba que "La verdadera ciencia enseña, por encima de todo, a dudar y a ser ignorante" mientras que, como polo opuesto, el experimentado político Konrad Adenauer afirmaba: "En política, lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno."

DISCUSIONES

Las células madre o troncales constituyen la gran esperanza actual de la biomedicina regenerativa. Pero, ¿se deben poner límites a su producción y uso?. Es evidente que la ciencia prosigue sus extraordinarios avances sus pero sus pasos quieren ser controlados, juzgados o modificados por bastantes de nuestros responsables políticos o ideológicos. Ello viene a cuento de las afirmaciones dogmáticas que se suelen verter, por un lado sobre la inigualable validez científica de las células madre embrionarias que relegarían a puestos muy secundarios a las células madre de otra procedencia lo que justificaría las espléndidas financiaciones que se están concediendo a ciertos grupos investigadores, por ejemplo, en algunas regiones españolas. Otros, por el contrario- ha sido el caso de Estados Unidos con la negativa de financiar ciertos proyectos y es también la postura de algunos líderes religiosos, que insisten en la ilicitud moral de las investigaciones sobre las células madre embrionarias.

Una vez más la ciencia puede terminar zanjando las disputas. Recordemos la enorme expectación y subsiguiente decepción que supuso, en los años 2004 al 2006 la supuesta obtención, por el equipo de Woo Suk Hwang y colaboradores, de células troncales pluripotentes humanas obtenidas a partir de embriones clonados.

Sin embargo, de modo casi inmediato, aparecieron resultados sorprendentes y esperanzadores sobre la posibilidad de la obtención de células madres pluripotentes inducidas, con propiedades similares a las células madre embrionarias, indistinguibles de ellas, pero obtenidas a partir de células somáticas, gracias a lo que se conoce como reprogramación celular, sin mediar transferencia nuclear ni clonación, únicamente con la introducción de unos pocos genes, cuatro, cuya expresión es capaz de inducir la conversión de las células diferenciadas somáticas en células troncales pluripotentes capacitadas para convertirse en las variadas células especializadas de nuestros diferentes órganos y tejidos. Los primeros trabajos realizados sobre ratones en el laboratorio de Shinya Yamanaka , Universidad de Kyoto, en Japón (2006 y 2007) fueron confirmados, también en ratones, por el equipo de Rudolf Jaenisch (2007) y, lo más importante, se reprodujeron poco después los mismos resultados con células humanas, tanto en el mismo laboratorio de Shinya Yamanaka como en el del grupo de James Thomson (a finales del 2007) en artículos publicados, respectivamente, en SCIENCE y CELL que han sido completados y enriquecidos por otros más recientes, de este mismo año, procedentes de otros laboratorios.

INFORMACIÓN
El hallazgo pudiera constituir el gran avance científico de este siglo y representa un salto espectacular y esperanzador. Podemos actualizar nuestros conocimientos cuál es la situación mediante vías muy diferentes. Como ejemplo de ello, la revista SCIENCE hace algún tiempo publicó un número especial sobre las células troncales, destacando la problemática de su investigación y los aspectos éticos implicados; la revista NATURE ha tratado el tema recientemente en varias ocasiones y una revisión editorial de la situación la titularon “5 cosas que hay que considerar antes de saltar al vagón de las células inducidas troncales pluripotentes”; y hace unos días en la revista DIFFERENTATION, la científica Gabriela Durcova-Hills revisaba la situación en un artículo con el título (traducido) de: “Reprogramación inducida de células somáticas humanas hasta pluripotentes: un nuevo camino para generar células troncales pluripotentes”; 

En España podemos acudir al excepcional y valiosísimo portal mantenido por Lluis Montoliú sobre CÉLULAS TRONCALES, EMBRIONES y CLONACIÓN  (http://www.cnb.uam.es/~transimp/stem.html#scie).  En mi opinión personal, Lluis Montoliú es uno de los científicos españoles actuales más dignos de destacar porque a la gran calidad de sus investigaciones se unen unas admirables condiciones humanas. Investigador científico del Centro Nacional de Biotecnología, dirige  el grupo de investigación “Modelos animales por manipulación genética”, con múltiples hallazgos entre los que cabe destacar la identificación de la Región Controladora de Locus (LCR) en el gen de la enzima tirosinasa, relacionada con la melanogénesis y los melanomas. En la Web antes mencionada, mantenida por el Dr. Montoliú, se encuentran secciones especializadas sobre las células troncales pluripotentes inducidas, aparte de la legislación española al respecto, decenas de informes internacionales e institucionales al respecto,  y una cantidad de publicaciones e información sobre libros, empresas, instituciones, etcétera.

SITUACIÓN
Al iniciarse el presente año la situación era la de la existencia de algunos métodos relativamente sencillos capaces de transformar las células somáticas en troncales pluripotentes inducidas. Pero en alguno de esos métodos se usaba el gen c-Myc, cuya activación se sabe que favorece la promoción de tumores cancerosos y en otros casos era necesario utilizar en el proceso un retrovirus, también asociado a un mayor riesgo de cáncer.

¿Qué novedades recientes existen al respecto?. Primero, la confirmación de que las células obtenidas mediante la reprogramación de células de la piel son enormemente similares a las células troncales embrionarias. Segundo, el desarrollo de nuevos y recientes métodos alternativos que consiguen la reprogramación sin necesidad del uso del gen c-Myc o de retrovirus. Tercero, la mejora del sistema de reprogramación, que la empresa californiana PrimeGen reclama puede ser realizada sin los factores anteriores de riesgo, con mayor rapidez y con mayor rendimiento. 

Algunas preguntas quedan sin resolver: ¿Las células reprogramadas como embrionarias conservarán alguna característica asociada al proceso de envejecimiento de las que proceden?. Si se utilizan para reemplazar un órgano o tejido dañado genéticamente, al diferenciarse ¿no volverán a mostrar el mismo daño genético?. Las investigaciones futuras podrán hallar las respuestas.
 

En resumen, se está abriendo un nuevo camino lleno de posibilidades, ya que las células pluripotentes inducidas podrían producir sin límites cuantitativos células inmunocompatibles aptas para la medicina regenerativa de tejidos y para los trasplantes, así como servir de origen para reemplazar a células  no funcionales: las células beta pancreáticas en la diabetes, las hematopoyéticas en leucemias o las neuronas motoras en el caso de la enfermedad de Parkinson.