Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Patologías

Entre otras muchas funciones los canales iónicos controlan la frecuencia cardiaca, muchas secreciones hormonales y la generación de los impulsos eléctricos que son soportes de la transferencia de información en el sistema nervioso. Las alteraciones en las funciones de los canales iónicos pueden conducir a graves enfermedades del sistema nervioso o del sistema muscular, incluyendo al corazón. Por ello, el conocimiento detallado de las estructuras y funciones de los canales iónicos es un prerrequisito obligado para el desarrollo de moléculas con potencial farmacológico hacia esas patologías.