Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Misterios

El último número de la revista SCIENTIFIC AMERICAN incluye la descripción de lo que se podría describir como 8 misterios científicos sin descubrir, es decir, hechos para los cuales aún no contamos con una interpretación adecuada. La relación comprende:

1. La estacionalidad de la gripe (asociada al frío en el hemisferio norte, sin estacionalidad en los trópicos, pero en circulación y con posibilidades de nuevos brotes, durante todo el año en todo el mundo):

2. Las causas de la superconductividad o conducción de electricidad sin resistencia a muy bajas temperaturas. Las teorías existentes no sirven para explicar los nuevos e importantes hallazgos de nuevos materiales superconductores;

3. Las causas biológicas para el desarrollo del lenguaje humano por nuestros ancestros;

4. El destino de la antimateria, creada en la misma proporción que la materia en el Big Bang. Las investigaciones espaciales no la encuentran en el cosmos en cantidad suficiente y tampoco contamos con una explicación adecuada de la asimetría que ha hecho evolucionar el universo hacia la materia haciendo desaparecer la antimateria;

5. La existencia, conocida desde 1951, de rayos cósmicos de altísima energía. Parecen proceder de galaxias próximas. ¿De agujeros negros gigantes?. ¿De supernovas de esas galaxias?;

6. La asimetría de las biomoléculas. En los humanos una nuestras manos es imagen especular de la otra, pero usamos las dos. En las biomoléculas también se da esa posibilidad de imagen especular en muchas de ellas, pero sólo poseemos una de las formas en los seres vivos, que es la que participa en los procesos metabólicos. ¿Cuál es el origen o causa de la asimetría biológica?;

7. Las formas primitivas de vida se reproducen asexualmente e, incluso, algunas complejas, como el dragón Komodo, lo hace partenogénicamente. ¿Cómo apareció y persistió la diferenciación sexual?;

8. El “spin” o espín de los protones es un concepto de la física cuántica que se aprovecha prácticamente para obtener las imágenes de resonancia magnética. Pero un protón está compuesto de tres quarks y. desde 1980, se sabe que sus espines suponen solo el 30% del espín de un protón.

¿Cómo resolver esta “crisis de los espines”.