Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Reflexiones científicas

Reflexiones científicas
Ilustración :: ÁLEX

Si la finalización de un año y el comienzo del otro nuevo suele favorecer la recapitulación de los acontecimientos más destacados en el periodo que acaba, esta circunstancia es tanto más notable cuando lo que ocurre es un cambio de década y la materia a considerar es la Ciencia, en constante aceleración de su desarrollo y aplicación. Tomando como base decenas de análisis recién aparecidos en revistas científicas de prestigio, vamos a intentar resumir la situación en tres grandes apartados: 1. Decepción por lo no logrado; 2. Satisfacción por lo conseguido; 3. Sueño por lo esperado.

DECEPCIONES
He aquí cinco de ellas:
1. En el 2009 hemos celebrado el 200 aniversario del nacimiento de Charles Darwin y el 150 aniversario de la publicación deEl origen de las especies. A pesar del paso del tiempo y la acumulación de evidencias los datos indican que la mayor parte de los humanos, incluidos los habitantes de los países “cultos”, todavía no aceptan la teoría de la evolución. Una encuesta muy reciente indica, por ejemplo, que sólo un 39% de estadounidenses la creen, otro 36% “no tiene opinión” y un 25% la rechazan.
2. La lucha contra el cáncer está resultando más larga y compleja que lo que algunos optimistas habían imaginado, a pesar de los muchos frentes activos (vacunas, células madre,  nuevas quimioterapias…). Los avances nos siguen pareciendo limitados: vacuna para el cáncer cervical, menos mortalidad en cáncer de mama, etc., aunque los agoreros no acertaron sus previsiones, ya que el incremento exponencial de los teléfonos móviles no ha aumentado la incidencia de tumores cerebrales.
3. En la década de los 90 se anunció el inmediato reinado de los coches eléctricos. No ha sido así y tan sólo han tenido éxito experiencias menos ambiciosas como los híbridos Toyota Prius y Honda Civic. En el 2009 Obama propuso a los americanos la meta de un millón de coches eléctricos en el 2015. ¿Se hará realidad para entonces el gran cambio necesario en las infraestructuras?. Es dudoso.
4. Cerebro. El Presidente George H. Bush declaró la década de 1990 como la del cerebro. Pasada otra década tras el cambio de milenio permanecen sin resolver muchas enfermedades como la esquizofrenia, el Alzheimer y el Parkinson y buena parte de los tratamientos combaten los síntomas de las enfermedades, no las causas.  Por ello, posiblemente tengamos que conformarnos con que, al menos, la próxima década pueda ser la de un “cerebro mejor”.
5. Hominización. Los avances técnicos y grandes descubrimientos de la Paleoantropología son evidentes pero restan muchas preguntas por hacer sobre el árbol de la familia humana. Dos de los hallazgos más intrigantes fueron el esqueleto de unHomo floresiensis("hobbit") en Indonesia en 2004, una criatura con un cerebro pequeño, que vivió simultáneamente con los humanos modernos hace unos 17.000 años. Sin embargo aún no se ha encontrado ningún otro cráneo semejante. Y, el otoño de 2009, nos sorprendió con elArdipithecus ramidus ramidus("Ardi"), un ancestro de unos 4,4 millones de años de antigüedad. ¿Era bípedo? ¿Cuál sería su relación con la familia humana?.

 

CONSECUCIONES
Entre los portales biomédicos profesionales más acreditados de Internet se encuentra MedPage. En colaboración con ABC News ha realizado una encuesta sobre un gran número de profesionales (médicos, enfermeras, asistentes médicos y farmacéuticos) para que eligiesen los mayores avances biomédicos de la década.

Para el 25% de los profesionales consultados, el mapeo del genoma humano y la traducción de esa información para su aplicación clínica fue claramente el número uno de los avances médicos y científicos de la década. En junio del año 2000, los investigadores públicos y privados del Proyecto Genoma Humano Internacional publicaron un gran borrador del genoma humano que permitía hacerse una idea del conjunto completo de la información genética humana y comenzar el camino para descubrir lo que hacen los alrededor de 23.000 genes que  poseemos. En la carrera habían participado durante 15 años centros gubernamentales, principalmente estadounidenses y, por otra parte, la empresa privada  Celera Genomics. En el 2003 se anunció el borrador “final” y en el año 2007 Craig Venter, director de Celera Genomics, añadió otras actualizaciones. Para Venter, quien acaba de recibir de manos del presidente Obama la Medalla Nacional de Ciencia por su trabajo sobre el genoma humano, por ahora aún existe más potencial que logros médicos en la investigación genómica. Pero los avances llegarán, ayudarán a la medicina preventiva, reducirán los gastos médicos de los tratamientos cada vez más caros e incrementarán su eficacia. Como muestra citaremos una ya lograda prueba genética de un gen asociado con el cáncer de próstata, con el desarrollo de un medicamento que disminuirá el riesgo de cáncer de próstata en el futuro.

Los puestos siguientes de logros destacados fueron: para el 18%, la importante disminución conseguida (un 40%) en la mortalidad cardiovascular;  para el 17%, las investigaciones con las células madre; las aplicaciones de la tecnología de la información a la práctica médica; las leyes antitabaco; la cirugía robotizada, mínimamente invasiva; las nuevas terapias anticáncer; la terapia combinada contra el VIH/Sida; el conocimiento de los riesgos de la terapia de reemplazo hormonal o el desarrollo de técnicas como la resonancia magnética funcional y su aplicabilidad en el cerebro.

ESPERANZAS
Para su primer número del año 2010la revista NATURE ha escogido una veintena de prominentes líderes científicos y sociales para que reflexionen sobre lo que significará la próxima década en sus respectivos campos. Peter Norvig, director de investigación de la empresa Google, vaticina que se iniciará experimentalmente la posibilidad de búsquedas dirigidas directamente desde nuestras propias señales cerebrales. Un gran especialista en enfermedades infecciosas, el Dr. Relman, vaticina el desarrollo de un nuevo concepto integral, el Microbioma, para investigar las relaciones entre los microorganismos y los seres humanos, mientras que otros grandes investigadores esperan que ya está llegando el tiempo de una medicina personalizada basada en un mayor conocimiento de nuestros genes y en lo que cada uno de nosotros somos biológicamente, lo que incluirá aspectos tan diversos como poder conocer mejor las bases de las enfermedades mentales o ir aclarando el laberinto de la paleontología homínida. 

Y, de modo destacado, se anuncia la inminencia de lo que ya se denomina la revolución de la biología sintética, de grandes repercusiones ecológicas, económicas y sociales. Se derivará de la integración en sistemas cada vez más complejos de la ingeniería molecular y la computación. Así el CAD o diseño asistido por ordenador, se extenderá desde el nivel atómico hasta el de poblaciones, los biólogos dispondrán de mecanismos para reorganizar átomos y mejorar un proceso catalítico pero también, por ejemplo, para organizar poblaciones enteras de organismos para fabricar biotecnológica un medicamento.

Otros muchos campos ofrecen esperanzas y preocupaciones: la energía, la química y el descubrimiento de medicamentos, la física y los láseres, el futuro de las universidades, el ambiente y la ecología, la astronomía. Realmente la ciencia tendrá un gran protagonismo en el futuro de la humanidad.