Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

GRB 110328A

Fue visualizada por primera vez el 28 de marzo por el Telescopio Swift, en la constelación Draco, cuando estalló la primera de una serie de poderosas explosiones de rayos X. Posiblemente sea la mayor explosión jamás vista en todo el Universo. En principio se pensó que se trataba de una supernova y que su brillo decaería en cuestión de apenas unas horas. No fue así y los expertos que la estudian coordinadamente a través de los observatorios espaciales de la NASA Swift, Hubble y Chandra creen que realmente es una estrella que está siendo destrozada por un agujero negro situado en el centro de su galaxia. La mayoría de las galaxias, incluida la nuestra, muestran en el centro un agujero negro con millones de veces la masa del Sol. La estrella destruida, probablemente sucumbió a un agujero negro menos masivo que el de la Vía Láctea (cuatro millones de veces la de nuestro Sol.