Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Condritas carbonáceas

El 0,1 % de los 500 meteoritos anuales que caen sobre la Tierra son de condritas carbonáceas como el del meteorito del lago Tagish, con  gran cantidad de compuestos orgánicos extraterrestres. Las composiciones de las condritas carbonáceas  y  la materia orgánica de muestras primitivas, incluyendo las partículas de polvo interplanetario, el cometa 81P/Wild-2 o  los micrometeoritos antárticos son muy similares entre sí,  lo que sería congruente con que la mayoría de los compuestos orgánicos existentes en el Sistema Solar se hubiesen originado a partir de una fuente común, posiblemente en el medio interestelar.

Es llamativo que los fragmentos del meteorito del  lago Tagish y las condritas carbonáceas presenten composiciones diferentes que se corresponden con diversas concentraciones de compuestos orgánicos. Así, unos fragmentos tienen entre 10 y 100 veces las cantidades de aminoácidos específicos que otros fragmentos. Lo mismo sucede con los ácidos monocarboxílicos, unidades esenciales metabólicas en la biosíntesis bioquímica.

La explicación es la acción del agua. Los minerales están alterados por la presencia de agua en distintos grados, y la presencia de agua podría explicar la diversidad de aminoácidos producidos, apoyando la teoría de una fuente común de materia orgánica en el Sistema Solar explicativa de la variabilidad de concentraciones y compuestos.