Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

El Top 10 de los exoplanetas

El Top 10 de los exoplanetas

Nuestros jóvenes, que viven la cultura de la Guerra de las Galaxias, están familiarizados con nombres como Coruscant, Endor y Hoth. ¿Lo están igualmente con otros como V391 Pegasi,  55 Cancri o Gliese 436?. La diferencia es que mientras los primeros corresponden a ficciones los segundos son los nombres de cuerpos celestes reales, concretamente de exoplanetas.

HADHARZY. La Universidad de Nueva York ofrece varias de las más prestigiosas ofertas formativas periodísticas del mundo. Entre ellas un programa de 16 meses, el Master en SHERP, iniciales inglesas de lo traducible como Periodismo sobre Ciencia, Salud y Medio Ambiente. El número de admisiones se limita a 15 lo que puede servirnos para poner de relieve la demagogia del sistema universitario español en cuanto a la selección y número de estudiantes, prácticamente ilimitados.

Con tales premisas la calidad de los alumnos del SHERP es tal que prestigiosas publicaciones como Scienceline (http://scienceline.org/) o Scientific American les confían sus contenidos. Entre los actuales alumnos de la promoción 26 se encuentra Adam T. Hadharzy, un brillante graduado del Boston College en Literatura y Filosofía. Su integración en el SHERP vino obligada por su pasión por la ciencia y su convencimiento de la importancia de una adecuada comunicación de la información científica para ayudar a que se produzcan las correctas decisiones públicas.

Actualmente, Hadharzy es un brillante e importante colaborador de las informaciones y artículos electrónicos que ofrece la gran revista de alta divulgación Scientific American.  Dentro de la vasta gama de sus artículos recientemente publicó uno dedicado a los exoplanetas que nos puede servir de excusa para los comentarios de hoy.

EXOPLANETAS
El universo tiene millones de galaxias. Prácticamente todos (excepto la galaxia Andrómeda) los objetos celestes detectables a simple vista pertenecen a nuestra Vía Láctea y se calcula que existen unos 100 mil millones de estrellas en la Vía Láctea. Nuestro sistema planetario constituye sólo una minúscula fracción de ellas.

Por ello nos podríamos preguntar ¿cuántos sistemas solares parecidos al nuestro existen?  ¿Con cuántos planetas cuentan?. Hasta recientemente, 1991, no existía ninguna respuesta para estas preguntas. Ese año se descubrió el primer exoplaneta o planeta perteneciente a otro sistema solar diferente al nuestro. En los 17 años transcurridos se han hallado más de 300 exoplanetas y la carrera de los descubrimientos es acelerada. Los especialistas piensan que el número de estrellas con planetas oscila entre un 30 y un 50%. Ello significa que sólo en la Vía Láctea quedarían por descubrir hasta 50 mil millones de sistemas planetarios y, por tanto, miles de millones de diferentes planetas ya que, a semejanza con nuestro propio sistema solar, en cada sistema planetario pueden haber varios planetas.

Por ahora no existe ninguna similitud real respecto a la variedad de mundos habitables que nos ofrece la saga de las Guerra de las Galaxias, ya que ninguno de los exoplanetas localizados  se parecen lo suficiente a la Tierra como para albergar vida. La gran mayoría son cuerpos grandes y gaseosos que giran cerca de la estrella principal del sistema. También es cierto que las limitaciones de los actuales métodos de detección, principalmente indirectos, hace muy difícil la detección de planetas pequeños como la Tierra.  Por ello la NASA y otras organizaciones espaciales han lanzado misiones, o tienen planes para hacerlo, con el objetivo de identificar mejor a los planetas similares a la Tierra. El satélite europeo COROT (COnvection ROtation and planetary Transits o, traducido, COnvección, ROtación y Tránsitos planetarios) está buscando con éxito exoplanetas desde 2007 y a principios del año próximo la NASA tiene previsto lanzar el Telescopio Espacial Kepler. Este instrumento observará simultáneamente a 100 mil estrellas desde una órbita solar durante cuatro años para intentar descubrir los pequeños planetas del tipo terrestre. Y el proyecto New Worlds Observer (NWO) u Observador de Nuevos Mundos, programado para fines de la próxima década espera tomar imágenes directas de los exoplanetas y estudiar sus atmósferas en búsqueda de signos reveladores de vida, como el oxígeno y el vapor de agua.

TOP 10
Un pulsar es una estrella de neutrones que giran rápidamente constituyendo el residuo superdenso de alguna estrella masiva que ha explosionado como supernova. La primera evidencia real de la existencia de algún planeta extrasolar se remonta al año 1991 cuando los científicos dedujeron que dos cuerpos deberían estar orbitando al pulsar 1257/Virgo. Bautizados con los nombres PSR 1257 b y PSR 1257 c, se calculó que su distancia a la Tierra era de 978 años-luz (un año-luz equivale a la distancia de 9,46 billones de kilómetros) y que sus respectivas masas eran 4,1 y 3,8 veces superiores a la de la Tierra, estando situados a una distancia de 0,36 y 0,46 unidades AU (1 AU equivale a la distancia media Sol-Tierra, unos 150,6 millones de kilómetros) respectivamente.

Indudablemente, por razones históricas, estos planetas deben figurar los primeros, pero ¿cuáles podrían ser los siguientes?:

51 Pegasi b (Pegaso), descubierto en 1995, fue el primer exoplaneta, orbitando cada 4 días a una estrella parecida a nuestro Sol. Pertenece al grupo de los conocidos como Júpiteres calientes, por su proximidad y tamaño respecto a su estrella o sol. Se le apoda Belerofon en honor al monstruo que vomitaba, tenia cabeza de león, cuerpo de cabra, cola de serpiente y que combatió y mató á la Quimeras. Pero Pegaso, caballo con alas, habiéndose elevado un día en los aires, precipitó al mítico héroe que murió en la caída.

El V391 Pegasi b (Pegaso) es un superviviente, el único planeta que orbita una estrella que ha pasado por la fase de roja gigante. Fue descubierto en el 2007. También se descubrieron el pasado año una serie de 5 planetas 55 Cancri (Cáncer), demostrando la existencia de formaciones multiplanetarias. El Gliese 436 b (Leo) se caracteriza por encontrarse en unas condiciones de alta presión que se asemejan a las que en la Tierra favorecen el paso de los átomos de carbono a la forma de diamantes. El Gliese 581c, (Leo) también descubierto en el 2007, por ahora es el mejor y discutido candidato, por sus condiciones de temperatura, a la posibilidad de vida. Y si buscamos calor lo encontramos en el HD 149026 b (Pegaso), con una temperatura superficial superior a los 2000 º C.  Y más caliente es el pequeño HD 209454 b (Pegaso) cuya superficie alcanza los 10.000ºC. En cuanto al MOA-192 b (Sagitario), casi recién descubierto, es el menor de los conocidos hasta ahora, sólo triplicando el tamaño de la Tierra. El más viejo puede ser el PSR B1620-26 b (Escorpion) con más de 13.000 millones de años. Y aunque no se ha encontrado exoplaneta, cerca de la estrella UX Tauri A (Tauro) se han hallado indicios de lo que podría ser un protoplaneta, un planeta en formación.

El de los exoplanetas es un mundo fascinante cuyo conocimiento está sólo en sus inicios.