Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Superparacaídas

Como parte del plan de la NASA para repetir el regreso a la Luna, pilotos de prueba de la NASA y de la Fuerza Aérea de Estados Unidos han dejado caer un propulsor de cohete "de prueba" de 23.000 kilogramos en el desierto de Arizona logrando detenerlo suavemente antes de que se estrellara, ya que el nuevo cohete lunar de la NASA, con el nombre de Ares, tendrá una etapa con un propulsor reutilizable que se recuperará después de cada misión, por lo que para 'atrapar' el propulsor antes de que se estrelle en la Tierra, se necesita contar con un sistema de superparacaídas.
Más en. science.nasa.gov/headlines/y2009/13mar_superchute.htm