Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Ciencia española de altura

Con ocasión de la celebración de una Conferencia sobre Cosmología Astrofísica que tuvo lugar hace unos años en el Vaticano, uno de los participantes afirmó que "solo una bestia podría permanecer indiferente al origen, la estructura y el destino del cosmos en el que vive. Sólo un Santo se resignaría a no conocer nunca las respuestas".

Este interés por el cosmos ha sido siempre permanente. Hesiodo narraba que primero existió Caos, y después la Tierra o Gea, que por sí sola engendró a Urano, el cielo estrellado. A pesar de los esfuerzos de Urano por cubrir permanentemente la Tierra, al final Cielo y Tierra se separaron. De modo análogo al de las narraciones mitológicas, al hombre actual le siguen intrigando el Cielo, los Astros y el Universo. Más aun, cuando hemos de reconocer que, en los últimos años, la Astronomía ha hecho surgir apasionantes debates sobre el Big Bang, la edad del Universo, los cuásares, los púlsares, las supernovas, los cosmosomas, los agujeros negros, las nuevas galaxias, la materia negra, la naturaleza de los neutrinos, etc.

DIEZ AÑOS ATRÁS. Fue hace diez años. Nunca en España, para un acontecimiento científico, se habían reunido tantas personalidades. La familia real española, al completo, estaba acompañada por otros 6 Jefes de Estado europeos, un gran número de políticos y autoridades de toda Europa, así como muchos astrofísicos de todo el mundo, entre ellos cinco Premios Nobel. Y ello ocurrió en Canarias, en la inauguración oficial del llamado Consorcio Público del Instituto Astrofísico de Canarias, creado para estimular los estudios astrofísicos canarios. El Consorcio está integrado por el Ministerio de Educación y Ciencia, la Comunidad Autónoma canaria, la Universidad de La Laguna y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Pero, realmente, el asunto había comenzado antes.

Fue el astrónomo británico Charles Piazzi Smyth quien, en 1856, demostró que los sitios de gran altitud eran los mejores para realizar observaciones astronómicas. Esa conclusión la alcanzó tras sus experiencias en Tenerife, tras quedar asombrado de la excelencia de los resultados obtenidos en su trabajo en Altavista, junto al Pico del Teide, a 3250 metros de altitud. Desde entonces, por sus condiciones de limpieza de cielo, ausencia de perturbaciones, y gran altitud, las montañas canarias constituyeron un poderoso atractivo para los astrónomos. En 1910, el francés Jean Mascart estudió allí el paso del cometa Halley y, en 1959, se reavivó el interés público con motivo del eclipse de Sol, total en Canarias. Todo ello condujo a la creación, en un principio de una forma modesta, del Observatorio del Teide, vinculado a la Universidad de La Laguna. A principios de los años sesenta el entonces joven científico Francisco Sánchez, planteó seriamente un serio estudio de las posibilidades astronómicas de Canarias. Ligado académicamente a la Universidad de La Laguna, se rodeó de un pequeño y entusiasta número de colaboradores, que encontraron la eficaz ayuda del científico canario, por entonces Rector de aquella Universidad, el prestigioso profesor Antonio González González, catedrático de Química Orgánica quien, además de la pasión por su tierra, poseía unos excelentes vínculos científicos nacionales e internacionales.

EL IAC. Francisco Sánchez fue el primer director del Observatorio del Teide y sigue siéndolo del actual Instituto Astrofísico de Canarias (IAC). La calidad astronómica del lugar atrajo a las instituciones astronómicas europeas y, poco a poco, se fueron completando los observatorios que constituyen lo que, actualmente, es denominado Observatorio Europeo del Hemisferio Norte. El primer telescopio profesional allí instalado pertenecía la Universidad francesa de Burdeos, pero pronto fue acompañado de otros, haciendo posible que, en 1979, diversos países firmaran con España un Acuerdo Internacional de Cooperación en Astrofísica. En la actualidad llevan instalados valiosos instrumentos hasta 30 instituciones científicas pertenecientes a doce países europeos: Alemania, Francia, Reino Unido, Irlanda, Bélgica, Italia, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Noruega y España

Realmente, el Consorcio Instituto Astrofísico de Canarias está integrado por el Instituto universitario de Astrofísica de La Laguna, por el Observatorio del Teide (en Izaña, Tenerife) y por el Observatorio del Roque de los Muchachos (en Garafía, isla de la Palma). Los telescopios de mayor tamaño están instalados en este último observatorio y son el telescopio William Herschel (por el Reino Unido y los Países Bajos) con 420 centímetros de diámetro, así como el Telescopio Nacional Galileo (del Observatorio Astronómico italiano de Padua), con un diámetro de 350 centímetros, que comenzará a ser operativo este año 1996. Una excelente contrapartida a la ubicación de los instrumentos internacionales en las instalaciones canarias es que la comunidad astrofísica española puede disponer para sus investigaciones de hasta un 20% de la asignación total de tiempos, de acuerdo con los criterios que establece una Comisión científica. Actualmente en el IAC trabajan 251 personas, entre ellos 74 astrofísicos, sin contar con las permanentes estancias temporales en sus instalaciones de numerosos científicos prestigiosos de todo el mundo.

EXCELENCIA CIENTÍFICA. En el ámbito internacional la calidad del IAC, sus instalaciones y sus resultados son merecedores de todos los elogios. Además, la permanente presencia en sus centros de grandes investigadores facilita la realización de programas de formación, conferencias especializadas, etcétera. Como botón de muestra, allí están obtenidas las mejores imágenes actualmente existentes del Sol, mejores incluso que las conseguidas desde satélites. Por otra parte, gracias a la existencia del IAC, los astrofísicos españoles publican anualmente más de 100 artículos de Investigación en las más importantes revistas mundiales de la especialidad, sobre los temas que se desarrollan en su Área de Investigación, cubriendo aspectos tan interesantes como los siguientes: estructura del universo y Cosmología, estructura de las galaxias y su evolución, evolución y estructura de las estrellas, estudio sismológico del Sol, la materia interestelar, los sistemas planetarios, y así sucesivamente. Hace poco tiempo la Agencia Espacial Europea (ESA) ha firmado un acuerdo para instalar en el Observatorio del Teide un telescopio para telecomunicaciones mediante láser con un satélite espacial.

Entre las aspiraciones pendientes está la de los astrónomos europeos, quienes necesitan un telescopio óptico-infrarrojo de un diámetro de 8 metros, que se instalaría en el Observatorio del Roque de los Muchachos. Es un proyecto muy ambicioso y costoso, pero ya se han dado los primeros e importantes pasos con la constitución de la empresa pública Gratecan, S.A., que analiza los costos, financiaciones, sistemas de gestión, aspectos jurídico-administrativos, y otros, así como los aspectos técnicos que permitan el que la mayor parte de la construcción sea a cargo de la industria española. Mientras tanto, nos podemos sentir orgullosos de la existencia en España de un centro científico de excelencia que posibilita la Investigación española de alto nivel en Astrofísica. La dirección en Internet del Instituto de Astrofísica de Canarias es: www.ll.iac.es/home.html. Desde su página del Web se puede obtener información sobre sus programas de Investigación así como tener acceso inmediato a las más espectaculares imágenes del Sol, las galaxias o los cometas, obtenidas en el transcurso de sus investigaciones.