Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Cinta aislante

Un modesto rollo de cinta adhesiva tuvo un gran protagonismo en el programa Apollo de la NASA, tras el alunizaje de los  astronautas Gene Cernan y Jack Schmitt, el 11 de diciembre de 1972. Un martillo ubicado en un bolsillo del traje lunar de Cernan cayó sobre el guardabarros posterior del coche lunar de exploración y lo desgarró. Era una protección imprescindible para resguardar del polvo lunar. Cernan recordó el rollo de cinta aislante gris situado bajo su asiento. Y con la ayuda de esa sencilla tecnología pudo salvar la misión pues el guardabarros aguantó más de cuatro horas hasta volverse a caer. Al día siguiente con unos cartones y el rollo de cinta fabricaron otro guardabarros de repuesto.