Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Aknatón

Aknatón

En sus imágenes, como la célebre representación escultórica con Nefertiti, su esposa, el enigmático faraón egipcio Amenafis IV (1350-1334 a.C., también conocido como Ajnatón, Neferkheperure, Aknatón o Amenhotep IV), este enigmático faraón muestra su aspecto marfánico desgarbado general, con poco tono muscular y largas extremidades y cuello. Se le considera como el primer monotesista, identificándose él mismo con el dios solar Atón, espíritu universal omnipresente y el único creador del Universo. Gobernó en la misma tierra en la que, unos ocho siglos después, los profetas hebreos predicarían la idea del Dios único. Como la consaguineidad aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad de Marfan, no es raro que se diera esta enfermedad en la familia real de la 18ª dinastía egipcia, donde los matrimonios entre familiares próximos eran frecuentes. Por otra parte los problemas de visión y la sensibilidad al frio asociados al síndrome de Marfan justificarían la atracción del faraón hacia el Sol.