Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Efecto invernadero: Vacas

Los rumiantes, en la porción de su estómago denominada rumen, producen gas metano a partir de los ingredientes de su dieta, mediante la acción de una serie variada de bacterias situadas en su tracto digestivo. En Europa, el metano producido por los rumiantes representa el 33% del total liberado a la atmósfera. Y el metano es uno de los más potentes gases originadores del efecto invernadero, comparativamente 21 veces más potente que el dióxido de carbono. Unos investigadores han encontrado la solución al problema: enriquecer los piensos de estos animales con la adición de la bacteria Brevibacillus parabrevis, que convierte la mayor parte del metano en dióxido de carbono.