Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

La situación de la energía nuclear

La situación de la energía nuclear
Ilustración :: ÁLEX

No hay nada más opuesto al análisis científico que las posturas apriorísticas e ideologizadas que suele darse en torno al tema de la producción de energía mediante centrales nucleares. Pero en un mundo necesitado de energía y sobrado de gases de efecto invernadero, si pretendemos un crecimiento equilibrado del planeta, este tema no se puede soslayar. Alejados de cualquier recomendación concreta intentaremos en esta colaboración relatar cuál es la situación mundial y cuáles son las principales novedades científico-técnicas al respecto.

SITUACIÓN 
Ante el brutal crecimiento de la demanda energética que se espera en el mundo en los próximos años, la paulatina entrada en vigor de los acuerdos de Kioto y sucesivos obligarán a los países a controlar sus emisiones de gases de efecto invernadero. La producción de energía con petróleo, carbón o gas es una enorme fuente de contaminación y las energías limpias o renovables aún no están suficientemente desarrolladas. En cuanto a la energía nuclear es costosa, potencialmente peligrosa y sus residuos muy contaminantes y difíciles de contrarrestar, aunque es una forma limpia de generar electricidad, sin producir emisiones de gases de efecto invernadero

A inicios de la década de los sesenta del pasado siglo el Reino Unido inauguró Calder Hall, la primera central nuclear del mundo. Poco después Estados Unidos lanzaba su propio programa nuclear de generación de electricidad y diversos países industrializados siguieron el ejemplo. La crisis energética de principios de los años setenta proporcionó un gran impulso a la energía nuclear en muchas naciones industrializadas. Es destacable el caso de Francia, con su fuerte apuesta por el tema. En la segunda mitad de la década de los setenta la crisis económica estabilizó la demanda eléctrica. Los costes de inversión de las centrales nucleares en construcción se dispararon y comenzó a surgir el movimiento antinuclear con impacto en la opinión pública. La combinación de estos factores condicionó una fuerte desaceleración de los programas nucleares.

¿Cuál es la actual situación mundial?. Aproximadamente, un 18% de la electricidad global es producida en 436 centrales nucleares, en porcentajes concretos muy variables, encabezados por los países con más del 50%, como nuestra vecina Francia (59 reactores) y el 76%, seguida por Lituania (73%), Eslovaquia (57%) y  Bélgica (54%), o los que superan un tercio del global como Suecia y Eslovenia (42%), Suiza (39%) y Hungría (37%), En Estados Unidos (104 reactores) la nuclear supone un 20% y en China (11 reactores actuales y 20 en construcción) no alcanzan todavía el 3%. La situación española es la de 6 reactores y un 18% de producción nuclear.

ACTUALIDAD
Se encuentran en fase de finalización inmediata otras 56 centrales ubicadas en China, India, Bulgaria, Japón, Rusia, Corea del Sur, Finlandia y Francia. Y, a todas ellas se sumarán otras 200 ya planificadas, destacando el programa 2010 del Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE), que tiene unas 30 solicitudes en proceso de autorización. En Asia es la opción elegida por bastantes países. China construirá 50 plantas nucleares en las dos próximas décadas y la India, con 15 centrales funcionando tiene otras ocho en construcción. Sin embargo, para poder atender toda la demanda mundial energética de los próximos años, habría que construir 4.500 plantas en todo el mundo, lo que sería inviable por problemas de seguridad y de tratamiento de residuos...

Algunos han considerado como anuncio del inicio de un nuevo renacimiento nuclear la reciente aprobación por parte del presidente Obama de un gran préstamo de 8.000 millones de dólares a la empresa Southern Co. para construir dos nuevas centrales nucleares en Georgia que, en palabras del propio Obama, junto con otras inversiones previstas en energía eólica y solar, ayudarán a obtener una energía más limpia y económica y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que “este es un aspecto que afecta a nuestra economía, nuestra seguridad y el futuro de nuestro planeta y no podemos seguir sumidos en los mismos viejos debates entre izquierda y derecha, entre ambientalistas y empresarios". En el presupuesto para el año 2011 se considerarán ayudas para la construcción de otros 10 nuevos reactores.

Pero, ¿qué hacer con los residuos nucleares?. En Estados Unidos el propio secretario de Estado de la Energía Steven Chu encabeza una Comisión específica creada para estudiar el futuro nuclear americano. Entre otras misiones ha de ocuparse de los próximos residuos nucleares y de las 2000 toneladas métricas anuales ya producidas. Problema más perentorio todavía tras abandonar los planes de instalar un gran cementerio nuclear en las Montañas Yucca de Nevada.

REACTORES NEUTRÓNICOS RÁPIDOS
Una de las posibilidades reabiertas es que las nuevas instalaciones usen nuevos tipos de reactores rápidos de neutrones que usan como combustibles otros desechos previos nucleares ya existentes. Para ello, habrá que reactivar las investigaciones al respecto, en las que desde la década de los 50 se han invertido unos 100.000 millones de dólares aunque, por ahora, sólo existe un reactor operativo de ese tipo produciendo electricidad, el BN-600, desde 1980, en Rusia. China ha firmado un acuerdo con Rusia para la construcción de otro reactor de este tipo de 880 megawatios.

En estos reactores los neutrones que inician la reacción de fisión en cadena son mucho más rápidos que los neutrones moderados por agua de los reactores convencionales. Operan a temperaturas de 550 grados Celsius y usan como refrigerante sodio líquido en lugar de agua. Como la exposición del sodio al aire o el agua puede ser explosiva ello obliga a normas de seguridad muy estrictas. Por otra parte sus propios residuos nucleares han de ser reprocesados mediante complejos procesos técnicos de extracción de plutonio y otros materiales fisionables de las barras de uranio ya utilizadas y agotadas.

También Bill Gates está patrocinando en Corea del Sur un nuevo diseño de reactor desarrollado por TerraPower que usa combustible nuclear reprocesado, con la ventaja de que globalmente hace disminuir la cantidad de residuos nucleares. Asimismo, el Departamento de energía americano está financiando diversos proyectos de investigación sobre nuevas técnicas de reprocesamiento de los residuos de combustibles nucleares.  Y, por si hubiese escasez futura de uranio, los científicos hindúes ya han tenido éxito parcial en reemplazarlo por la alternativa del torio, aunque el precio de la obtención de la energía resulta algo más elevado.  En todo caso, los esfuerzos tecnológicos, científicos e investigadores son muy variados e importantes en todos los aspectos relacionados con la energía nuclear, sus combustibles y sus residuos.

Así pues, la energía nuclear es una realidad, con sus problemas. Quizá los españoles podríamos hacernos dos preguntas. La primera, ¿seremos capaces de tratar sobre estos temas sosegadamente, sin apriorismos preconcebidos?.  La segunda, ¿qué tiene más riesgos potenciales, la construcción de alguna nueva central nuclear más en España o la existencia de más de 60 en nuestra vecina Francia?.