Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Tabaco: El secreto Marlboro

A mediados de los 70 Reynolds, los fabricantes de las cajetillas Winston hubieron de asistir a la conquista parcial de su cuota de mercado por parte del Marlboro (Philip Morris). Ahora se ha sabido que "el secreto de Marlboro" consistió en añadir a su tabaco una cierta cantidad de amoníaco, que aumentaba la conocida como nicotina libre, potenciaba sus efectos, sus consecuencias adictivas e incluso su absorción pulmonar y sus efectos cerebrales. El amoníaco aun sigue siendo utilizado por buena parte de la industria tabaquera, aspecto que han mantenido en secreto durante largo tiempo.