Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Dieta y longevidad

Se conoce desde hace tiempo que en muchos seres vivos las dietas hipocalóricas suponen un aumento de la longevidad. Sin embargo, era muy poco lo sabido respecto a las posibles causas moleculares de ese efecto. Ahora, científicos del Instituto Salk publican una investigación, realizada sobre gusanos Caenorhabditis elegans, en el último número de la revista NATURE en la que muestran una relación entre dos proteínas concretas, dos enzimas, y la longevidad. En efecto, los gusanos sometidos a una dieta calórica restringida suelen vivir más tiempo pero cuando les falta alguna de esas dos enzimas su periodo de vida se normaliza. Las enzimas son  WWP-1 y UBC-18, que participan en la fase final de un proceso de señalización, la ubiquitinación que, a su vez, es clave para la proteólisis celular o eliminación de las proteínas innecesarias o defectuosas. Tales enzimas, expresadas en los gusanos, también se expresan en los mamíferos.