Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Alimentos funcionales

La nueva moda se llama alimentos funcionales. Crecen a un ritmo del 10 % anual y ya suponen el 2% del mercado global, unos 15 mil millones de dólares. Su futuro será importantísimo. Se trata de alimentos modificados o con aditivos que mejoren sus beneficios propios característicos. Algunos ejemplos de éxito, en Estados Unidos: sopas con extractos de equinacea, para proteger contra resfriados; huevos con omega-3, bebidas con gingseng; todo tipo de preparados con proteínas de soja para rebajar el colesterol y las grasas saturadas; margarinas anticolesterol, con ésteres de estanol (Benecol), etcétera.