Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Hormona leptina

La obesidad afecta a un gran porcentaje de humanos. Recientemente, ha tenido una gran repercusión informativa el hallazgo de la proteína leptina, como reguladora casi milagrosa de la obesidad, ya casi al alcance de la mano su aplicabilidad práctica. Sin embargo, esta proteína, producto del gen ob, como oportunamente comentamos el hecho cuando se descubrió, no es previsible que se utilice en humanos, en un plazo breve. En primer lugar, hasta ahora todas las experiencias se han realizado en ratones y aunque parece que se podrán extrapolar a humanos, habrá que comprobarlo. En los humanos se sospecha que el proceso puede ser más multifactorial. Y se desconocen los posibles efectos a largo plazo de la administración de esta proteína, probablemente de carácter hormonal. Si todo fuese perfecto, y la proteína se produjese biotecnológicamente, su administración tendría los mismos condicionamientos que la de la insulina para los diabéticos: dosis, inyectabilidad, controles, etcétera. Por último, en el mejor de los casos y si todo va respondiendo adecuadamente, los estudios y las tramitaciones necesarios se calcula que al menos tardarían 10 años, hasta que la Food and Drug de EE.UU autorizase sus primeros usos en humanos.