Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Grasas: Asma

Existen muchos datos estadísticos, pero pocas investigaciones demostrativas, sobre las posibles relaciones entre costumbres alimentarias y asma. En el último número de la revista Thorax, se publica otro estudio epidemiológico estadístico sobre la alta prevalencia de asma, un 20 %, en niños de 3-5 años en dos ciudades australianas. El riesgo aumentaba si se tenía un pariente asmático, si se habían sufrido infecciones respiratorias antes de los dos años de edad o si la dieta era alta en grasas poliinsaturadas. Por el contrario, disminuía si la lactancia había sido materna o si se tenían 3 o más hermanos.