Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Fructosa y obesidad

Investigadores del Pennington Biomedical Research Center de la Universidad americana de Louisiana ofrecen nuevos datos alertando contra el alto consumo de fructosa. En este caso han encontrado una estrecha relación entre obesidad y el alto consumo de un jarabe de fructosa derivado del maíz, utilizado industrialmente para endulzar. El poder edulcorante de la fructosa es muy superior al del azúcar corriente, la sacarosa, por lo que su utilización va en aumento, pero metabólicamente se introduce en la glicólisis tardíamente por lo que pueden resultar alterados los mecanismos de control y de regulación hormonales.