Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Vino tinto: antidiabético

El alcoholismo es un grave problema social y médico. Sin embargo, el consumo moderado y controlado del vino tinto puede tener efectos positivos. A los ya conocidos se suma ahora el conocimiento de las razones moleculares de sus propiedades para luchar contra la diabetes tipo 2. El grupo investigador del Dr. Alois Jungbauer, en Viena, ha demostrado que ello se debe a su acción sobre la proteína receptora PPAR-gamma de las células grasas, incrementando el consumo de glucosa y aumentando su sensibilidad hacia la insulina. Los componentes más activos del vino tinto son el flavonoide galato de epicatequina y el polifenol ácido elágico. Globalmente, en cuanto a efectos, 50 ml de vino tinto tienen el mismo efecto que una dosis diaria normal del fármaco antidiabético rosiglitazona, que también actúa al nivel de la PPAR-gamma.