Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Detector en catástrofes

Tras ciertos crímenes y grandes catástrofes, como los terremotos, tornados, caída de edificios, etc., constituye un problema tremendo para los buscadores la localización de cuerpos humanos enterrados bajo los restos. Todos hemos comprobado como frecuentemente se acude a la ayuda de perros especialmente adiestrados que son efectivos pero costosos, escasos y difíciles de entrenar. ¿Podrían ser sustituidos por un equipo portátil detector de las mismas o análogas sustancias químicas que son reconocidas por el olfato canino?.  

Un equipo forense de la americana Universidad estatal de Penn acaba de presentar un prototipo de un instrumento de este tipo con motivo de la celebración del 238th National Meeting de la American Chemical Society. Con este instrumento se detectan los más de 30 compuestos diferentes que se liberan de un cadáver, incluyendo la putrescina y cadaverina cuya producción es muy temprana. Además, es capaz no solo de localizar el cuerpo sino de establecer las horas transcurridas del proceso de su descomposición, mediante una comparación con unos valores de referencia previamente establecidos.