Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Éxito

En Estados Unidos el éxito más reciente de un repelente de mosquitos, tras su aprobación por la EPA, la Agencia Medioambiental americana, ha sido el del denominado Deckmate Mosquito Repellent, cuyo componente activo es un piretroide, la metoflutrina, de complejo nombre químico, 2,3,5,6-tetrafluoro-4-(metoximetil)benzil(EZ)-(1RS,3RS;1RS,3SR)-2,2-dimetil-3-prop-1-enilciclopropano carboxilato. No se aplica a la piel y se comercializa en dos formas. Como una tira de papel, para colocarlas al aire libre o habitaciones. Y, también, como un repelente personal, en un pequeño recipiente con un cartucho reemplazable, situable en el cinturón o prenda de vestir, contando con un pequeño ventilador para liberar el repelente alrededor del portador.