Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Menta y frescor

¿Por qué tras tomar un caramelo o un chicle de menta, si se ingiere una bebida, se siente frescor en la boca?. La razón radica en que en la boca y en la lengua poseemos receptores celulares térmicamente sensibles. La menta contiene entre sus componentes el aceite esencial mentol, que posee ciertas propiedades anestésicas. Ello provoca que se intensifiquen las señales que llegan al cerebro, procedentes de los receptores fríos, mientras que mitigan las procedentes de los receptores calientes. Un caso parecido, respecto al dolor, es el del aceite de clavo, usado para mitigar los dolores dentales, al actuar selectivamente sobre los receptores reguladores del dolor.