Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Respirando a Mahoma

¿Es verdad que cada vez que cada uno de nosotros respiramos, o ingerimos un sorbo de agua, estamos ingiriendo algunos de los mismos átomos o moléculas que también fueron respirados o, en su caso, eliminados en la orina, durante su vida, por Jesucristo (o por Mahoma, Beethoven, Hitler, o cualquier humano que nos ha precedido?. Efectivamente así es, estadísticamente hablando. Para llegar a esa conclusión se ha de partir de que en cada respiración individual un ser humano toma más de 20 mil trillones de las moléculas presentes en el aire y que la atmósfera cuenta con un total de 10 elevado a 44 moléculas. Cálculos similares llevan a la conclusión de que, por cada trago de agua, ingerimos más de un millón de moléculas de agua que, como tal, fueron eliminadas, en vida, en la orina de esos personajes.