Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Olor a mar

¿Podrá ser atrapado, embotellado y comercializado “el olor a mar”?. El profesor Andrew Johnston y su equipo de la Universidad de East Anglia aislaron, hace unos meses, unas nuevas bacterias marinomonas en los lodos de las salinas de Stiffkey, y, según publicaron en la revista SCIENCE, pudieron identificar en ellas al gen responsable de la emisión y producción de un gas fuertemente oloroso, causante de esta percepción olfativa: el dimetil sulfuro (DMS), con olor agradable y efecto tónico-estimulante en los seres humanos (concentraciones de algunas partes por billón), pero desagradable en concentraciones altas. El DMS es también quien atrae a los cerdos en la detección de trufas y sirve para que las aves señalicen las fuentes de alimento cuando sobrevuelan los océanos.