Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Los monos de Gibraltar

Los monos de Gibraltar

Los relatos míticos cuentan que Hércules mató a sus hijos en un arrebato de locura y que, una vez recobrada la razón, el Oráculo de Delfos le indicó que para purificarse, debería ponerse al servicio del rey de Tirintos, Euristeo, durante doce años. Habiendo llegado al monarca la fama de los bueyes de Gerión, ser fabuloso que poseía tres cuerpos y que moraba en el Lejano Occidente, encargó a Hércules que capturase dichos rebaños. El viaje de ida, antes de llegar a Eriteia, por la zona de Libia (África del Norte) fue rico en aventuras y luchas de todo tipo e incluyen la fantasía de que Hércules, armado con una gigantesca maza, golpeó la montaña que unía África y Europa, formando un estrecho pasadizo, el estrecho de Gibraltar, que unió el mar Mediterráneo con el océano Atlántico. Como fieles testigos de la hazaña quedaron las llamadas columnas de Hércules, por un lado el Peñón de Gibraltar, en la península Ibérica, y por el lado africano el promontorio de Abila.

MONOS. También cuentan las leyendas que los Cercopes eran dos hermanos, hijos de Océano y Tía, que se comportaban como bandidos, tramposos y mentirosos. Su madre les había prevenido contra el hombre del trasero negro. Transformados en moscones, solían zumbar alrededor del lecho de Hércules. Un día éste les atrapó, les obligo a asumir su forma real y los colgó de por los pies de una vara que se echó a los hombros. En esta postura, los Cercopes vieron el trasero ennegrecido de Hércules y se echaron a reír con tantas ganas, que finalmente Heracles divertido los liberó. Finalmente Zeus, irritado por sus fechorías, los convirtió en monos.

¿Establecen esas fantasías una conexión entre Gibraltar y los monos?. Lo cierto es que, otra leyenda de origen indeterminado advierte que la desaparición de los monos de Gibraltar, unos macacos sin rabo (nombre científico, Macaca sylvanus) coincidirá con el final de la posesión británica del peñón y con el inicio de la soberanía española.

Una reciente desclasificación de documentos de los Archivos Nacionales del Reino Unido ha revelado que, tal como se sospechaba, la preocupación del Foreign Office al respecto llegó a ser muy importante, en 1942, en plena segunda Guerra Mundial, cuando la moral de las tropas aliadas era baja y el número de monos gibraltareños descendió peligrosamente. Por ello, mientras que en Holanda se libraba la batalla de Arnhem con la dolorosa derrota de la Primera División Aerotransportada británica, el Primer ministro Winston Churchill tenía tiempo, en Downing Street, de transmitir esta orden a su ministro para las Colonias: "El número de monos no debe bajar de 24. Hay que tomar medidas de inmediato para que lleguen a ese número y se mantenga así en adelante".

MACACOS. El género macaco pertenece a la subfamilia de los Cercopithecinae, familia Cercopithecideae, una familia que también comprende a los babuinos y langures. Los diferentes miembros de la subfamilia poseen unos abazones o cavidades en el interior de la boca en las que pueden guardar comida. El género macaco cuenta con unas 20 especies diferentes, pero sólo los Barbary viven naturalmente en África. El resto se encuentra en Asia. Más aún los macacos Barbary de Gibraltar son los únicos en Europa que viven en libertad. Estos primates poseen una extraordinaria capacidad de adaptación demostrable porque cada una de las especies conocidas suele vivir en un clima y hábitat diferente

Su vida media alcanza los 22 años, su peso varía entre 5 y 13 kilos y la longitud de su cuerpo entre 38 y 76 cm. Su periodo de gestación es de 196 días, pesando unos 450 gramos al nacer. Aunque en el pasado habitaron también Europa, actualmente se encuentran viviendo, aparte del caso de Gibraltar, solo en Marruecos y el Norte de Argelia.

Se alimentan de hojas, raíces, brotes, frutas e invertebrados y se organizan en grupos plurimachos y plurihembras con una jerarquía matrilineal en la las hembras dirigen al grupo. Difieren de otros macacos en el hecho de los machos suelen ser activos en el cuidado de los más jóvenes.

Debido al descenso de su población, desde el año 2002 los Barbary están incluidos dentro de la lista roja de especies vulnerables ya que sus hábitats naturales suelen encontrarse amenazados por las actividades humanas, por lo que su número se redujo a la mitad (unos 10.000 individuos) en veinte años. La población de los gibraltareños ronda los dos centenares.

ORIGEN. ¿Cuál es el origen de los monos gibraltareños?. Algunos científicos opinan que los macacos Barbary llegaron a Gibraltar junto con los árabes que invadieron España en el año 711 y permanecieron hasta 1492. Sin embargo otros investigadores han venido sosteniendo que los de Gibraltar son un vestigio de las amplias poblaciones que se extendían por el sur de Europa en el Pleistoceno, hace unos cinco millones y medio de años.

La científica Lara Modolo, del Instituto Antropológico de Zurich, ha dirigido un equipo investigador para resolver el problema y sus resultados, recién divulgados on-line, se publicarán en breve en la versión escrita de la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS). El interés de la investigación era más general ya que la pequeña población de monos gibraltareños, es un ejemplo de aislamiento genético (Gibraltar unos 10 km2), semejante a la de tantos otros casos en los que las especies adquieren especificidad conforme avanza la desintegración de los bosques y se reduce el intercambio genético con los posibles vecinos de otras zonas.

El abordaje del problema se ha realizado mediante técnicas de Biología Molecular, por análisis del ADN mitocondrial. Como es sabido el material genético de las mitocondrias, su ADN, se transmite solo por vía materna, es decir de madres a hijos (machos y hembras) y no de padres a hijos. Ello permite seguir los árboles genealógicos, vía materna, durante generaciones. Conforme las muestras del ADN mitocondrial sean más iguales ello significará que los individuos analizados han tenido una antecesora común más próxima. Mejor aún, los mamíferos como los macacos Barbary poseen un sistema social, la filopatria femenina, que hace que las hembras permanezcan en su grupo de nacimiento mientras que los machos emigran entre los grupos.

El análisis se realizó sobre 280 muestras individuales, obtenidas de macacos Barbary de Gibraltar, de Marruecos y de Argelia, identificándose 24 haplotipos diferentes (secuencias específicas del ADN). Los haplotipos argelinos y marroquíes eran bastantes diferentes entre sí, por lo que ello podría determinar si los macacos gibraltareños procedían de unos o de otros.

Los resultados obtenidos indican que los macacos gibraltareños no poseen un origen único sino que entre sus fundadores se encontraron, en su día, tanto en los bosques de Argelia como en los de Marruecos, es decir, proceden de dos poblaciones diferentes genéticamente. La investigación también revela que la divergencia inicial entre los dos subgrupos de macacos, el argelino y el marroquí, ocurrió hace unos 1,6 millones de años.