Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Charles Robert Darwin

Shrewsbury, Scrobbesbyrig para los sajones, es una pequeña ciudad-monumento inglesa, que cuenta con más de 660 edificios catalogados en la lista del National Trust. Allí persisten gran cantidad de calles medievales, una abadía normanda del año 1083, un castillo medieval y el Shrewsbury Museum and Art Gallery, en un precioso granero del siglo XVI.

Dentro de unos días se celebrará el nacimiento allí, hace dos siglos, de su hijo más ilustre y universal: Charles Robert Darwin, quien venía al mundo un 12 de febrero de 1809. También este año se cumple el 150 aniversario de la primera edición de El Origen de las Especies, que constituyó un punto de inflexión para la historia de la ciencia y para el pensamiento humano.

CELEBRACIONES
El impacto ocasionado por Darwin con su teoría de la evolución y de la selección natural significó no sólo una revolución científica, sino también social, filosófica e, incluso religiosa, modificando algunos de nuestros conceptos más establecidos. Hace cinco siglos, Copérnico, en su libro De Revolutionibus Orbium Coelestium desarrolló su teoría heliocéntrica del Sistema Solar, enterrando la idea, hasta entonces existente, de la Tierra como centro del Universo. Para completar ese ejercicio de humildad, Darwin, hace dos siglos, derrumbaba la noción del hombre como centro del Universo sustituyéndola por la de una criatura resultado de un complejo proceso evolutivo.

Aunque el día de Darwin se suele celebrar cada año, el bicentenario de su nacimiento y el 150 de la publicación de su obra más importante, están dando lugar a multitud de actos y publicaciones por todo el mundo.

Así, la gran exposición sobre Darwin, que inaugurada en el año 2006 en el Museo Americano de Historia Natural, ya se ha exhibido en el Museo de la Ciencia de Boston, el Museo del Campo de Chicago y el Museo Real de Ontario en Toronto y que actualmente se expone en el Museo de Historia Natural de Londres (14 de noviembre de 2008 - 19 de abril de 2009), como parte del programa conmemorativo Darwin200. Otro ejemplo es el de americana Universidad de Connecticut donde se están celebrando The Charles Darwin Bicentennial Colloquium Series 2008-2009, con una gran lista de ilustres participantes mundiales.

En cuanto al país de su nacimiento, Inglaterra, el pasado mes de septiembre la iglesia anglicana hizo una declaración disculpatoria sobre Darwin  “por haberle malinterpretado; y, por percatarnos de que esa primera reacción equivocada pudiera animar a otros que siguen sin entenderle". La universidad de Cambridge ha preparado un festival especial en julio de 2009 y en su ciudad natal se está celebrando el Festival de Shrewsbury de 2009 con importantes actos durante todo el año.

Como es sabido el Reino Unido aún no ha adoptado el euro, pero ha lanzado una edición especial de la moneda de dos libras,  que muestra el retrato de Darwin enfrente de un simio, rodeados por la inscripción DARWIN 2009 y un texto en el borde con la frase "El origen de las especies 1859".

Y, una curiosidad. Poco después de su fallecimiento, en 1885, se erigió una estatua de mármol en honor de Darwin en el Natural History Museum de Londres. En pleno apogeo de la genética clásica el monumento fue trasladado a la cafetería del museo. Recientemente, al hilo de las conmemoraciones que se avecinan, se ha vuelto a colocar en el pasillo central del museo

MINIBIOGRAFÍA
Darwin era el quinto hijo de una distinguida familia: su abuelo materno era el próspero empresario de porcelanas Josiah Wedgwood, mientras que el paterno fue un médico famoso, Erasmus Darwin. Tras sus estudios en la Shrewsbury School, en 1825, inició sus estudios de Medicina en la Universidad de Edimburgo, abandonados dos años más tarde para trasladarse a la Universidad de Cambridge con la finalidad de convertirse en ministro de la Iglesia de Inglaterra. Allí conoció al geólogo Adam Sedgwick y al naturalista John Stevens Henslow que le transmitieron las virtudes de meticulosidad y esmero en la recolección de especímenes y en la observación de los fenómenos naturales. Después de la graduación, Darwin planeó un viaje organizado a Tenerife con algunos compañeros de clase, con el fin de estudiar historia natural en un medio tropical.

Recién graduado, en 1831, gracias a la recomendación de Henslow, se enroló como naturalista sin paga, en el barco de reconocimiento HMS Beagle, en una expedición científica alrededor del mundo (27 de diciembre de 1831 al 2 de octubre de 1836), lo que le dio la oportunidad de observar a lo largo del largo viaje múltiples formaciones geológicas en distintos continentes e islas y una amplia variedad de fósiles y organismos vivos.

En aquella época, la mayoría de los geólogos defendían la teoría catastrofista. Según la misma, la Tierra era el resultado de una sucesión de creaciones divinas individuales e inmutables de la vida animal y vegetal, y cada una de ellas había sido destruida por una catástrofe repentina, por ejemplo una convulsión de la corteza terrestre. El cataclismo más reciente, el diluvio universal, habría destruido todas las formas de vida salvo las presentes en el arca de Noé.

EVOLUCIÓN Y SELECCIÓN
Las cuidadosas observaciones y reflexiones de Darwin le llevaron a conclusiones bien diferentes: la evolución y la selección natural. En palabras del propio Darwin (El origen de las especies): “Existen organismos que se reproducen y la progenie hereda características de sus progenitores, existen variaciones de características si el medio ambiente no admite a todos los miembros de una población en crecimiento. Entonces aquellos miembros de la población con características menos adaptadas (según lo determine su medio ambiente) morirán con mayor probabilidad. Y aquellos miembros con características mejor adaptadas sobrevivirán más, probablemente”

La selección natural fue la propuesta realizada por Darwin para explicar la evolución biológica. Posteriormente, se fueron acumulando multitud de pruebas científicas que apoyaban esa interpretación ahora aceptada universalmente por la comunidad científica.  Una de sus versiones actualizadas se conoce como síntesis evolutiva moderna o neodarwinismo, que consiste en la integración de la teoría de la evolución de las especies por selección natural de Charles Darwin, la teoría genética de Gregor Mendel como base de la herencia biológica, la mutación genética aleatoria como fuente de variación y la genética de poblaciones matemática.  

Nuestro homenaje particular a Darwin, desde estas páginas, consistirá en, además de este artículo introductorio, referirnos en las próximas semanas a facetas tan interesantes como son los errores usuales existentes entre los antievolucionistas, los de los evolucionistas a ultranza, el pasado evolutivo del hombre y el futuro evolutivo del hombre.

Más en: http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Darwin