Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Unión Soviética y Kammerer

Tras ser acusado de fraude el único lugar donde la memoria del cientifico lamarckista Kammerer fue respetada fue la Unión Soviética, donde la dictadura del proletariado casaba bien con la posibilidad de que el medio modele las características de un individuo y que éste las transmita a sus descendientes. Kammerer cruzaba sapos tratados y sapos normales. Sorprendentemente, observaba que, cuando el padre era un individuo tratado, sus costumbres reproductivas se transmitían a hijos y nietos, pero no cuando se apareaban una hembra tratada y un macho normal. Estos hallazgos aparentemente incomprensibles, actualmente podrían interpretarse epigenéticamente. Posiblemente la repetición de los experimentos, con técnicas y conocimientos actuales aclararán si Kammerer fue un precursor o un embaucador.