Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Hepatitis C

La hepatitis C es una infección vírica hepática que puede ser asintomática, pero que también puede derivar a cirrosis, fallos hepáticos y cáncer hepático. Ahora, se abren nuevas esperanzas en el tratamiento de la hepatitis C a través de terapias combinadas, en una vía parecida a la que tanto éxito está obteniendo en el control del virus causante del SIDA. En el caso de la hepatitis C, la FDA americana acaba de aprobar una terapia combinada basada en la colaboración entre el interferón alfa-2b y la ribavirina. En los enfermos que recayeron tras su tratamiento con solo interferón, la nueva administración de interferón solo consiguió en un 5% de los casos disminuir la cantidad de virus en la sangre, mientras que la terapia combinada hizo que la cifra alcanzase un valor del 45-50%.