Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Autismo

El último número de la revista NATURE incluye una investigación que constituye un  nuevo paso esclarecedor de la relación existente entre los genes y el autismo. En concreto, se ha hallado que los ratones que sufren una mutación en el gen Shank 3 (la proteína codificada por ese gen se encuentra en las zonas postsinápticas neuronales) exhiben un comportamiento social y repetitivo análogo al exhibido en los casos de autismo. Previamente ya se habían encontrado, en humanos la existencia de mutaciones del gen Shank3 asociadas a casos de autismo. En el caso de los ratones, el estudio ha demostrado la existencia de defectos en la zona neuronal estriada y en los circuitos que conectan esta zona cerebral con las regiones corticales.