Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Trasplante de tejido cerebral

Ciertos comentarios informativos casi han calificado de estúpida la reciente Investigación del trasplante de material cerebral que hizo que un pollo cantase como una codorniz. No es superfluo señalar que ha constituido la primera demostración de la diferente localización zonal y celular de comportamientos complejos entre especies. Entre sus implicaciones estarían:

a. Que algunos comportamientos complejos están preconfigurados, no se aprenden.
b. Que esas funciones se pueden trasplantar, incluso entre especies.
c. Que en los comportamientos coordinados participan porciones cerebrales separadas.
d. Que ello servirá para facilitar el conocimiento de los desórdenes neurológicos
e. Que, antes o después, ello ayudará a tratar a los pacientes con daños nerviosos o cerebrales.