Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Barreras y Esquizofrenia

El feto en desarrollo está protegido por la placenta, el órgano que transfiere nutrientes y residuos entre la madre y el feto, pero algunos microbios pueden eludir ese obstáculo. Así sucede con el Toxoplasma gondii, que también puede cruzar la barrera hematoencefálica y, una vez en el cerebro del feto, afecta el comportamiento del anfitrión, aumentando, por ejemplo, los niveles del neurotransmisor dopamina.  En un feto, los cambios en los niveles de dopamina pueden causar estragos en el desarrollo cerebral normal, y los científicos conocen desde hace mucho tiempo que la esquizofrenia se asocia con un exceso de dopamina en determinadas partes del cerebro