Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Hipertensión, analgésicos y sodio

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta máxima diaria de 2 g de sodio, incluso en personas sanas. Pero existen pacientes aquejados de desordenes cardiovasculares, como hipertensión, que son sensibles a la sal (al sodio) y, según sea su gravedad, se les recomiendan dietas muy estrictas sin sal.  Teniéndolo en cuenta, los doctores Coca, director de la Unidad de Hipertensión del Hospital Clínico de Barcelona, y Conthe, jefe de la Sección de Medicina Interna del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, junto con otros investigadores, han elaborado el trabajo Problemática de los analgésicos con sodio en pacientes con riesgo cardiovascular, que analiza y avisa sobre los graves efectos que puede tener para la salud el consumo de algunas presentaciones efervescentes de medicamentos, agravando las situaciones de hipertensión, ya que el contenido en sodio de estas especialidades puede ser de más de 0,5 g por dosis, de manera que si se consume una dosis cada seis u ocho horas se puede superar el límite peligroso diario. Por ello, se deben escoger, sobre todo en pacientes crónicos, formas de medicamentos no efervescentes, sin sodio. Por ejemplo, el del paracetamol, principio activo de gran consumo, con preparaciones comerciales presentadas en forma de solución o en forma de polvo para su solución oral. Son buenas alternativas y son absorbidas a la misma velocidad que las presentaciones efervescentes.