Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Moscas

Las moscas pueden ser modelos de enfermedades humanas mejores que lo son algunos otros animales, incluyendo a roedores como los ratones. Así se ha demostrado con las dos principales enfermedades del metabolismo de la galactosa, la galactosemia clásica (GALT) y la relacionada con una enzima epimerasa (GALE). En humanos sus efectos (peores los de GALT) conducen a que se acumule galactosa, que puede proceder de la lactosa de la leche, y pueden ser fatales, con daños en diversos órganos, tejidos y cerebrales. Hasta ahora la inexistencia de un buen modelo animal de la enfermedad había dificultado su investigación y el desarrollo de tratamientos.    

En ratones, la acumulación de galactosa tiene consecuencias fisiológicas diferentes que en humanos. Sin embargo la mosca (Drosophila melanogaster) está resultando ser un buen modelo como han demostrado científicos de la Universidad de Emory.