Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Cloruro de zinc

La acidez estomacal, por sí sola, o combinada con otras patologías afecta, en algún momento de la vida, hasta a un 35% de personas. En el 60% de ellas los tratamientos no son demasiado satisfactorios. En el último número de la revista American Journal of Gastroenerology, perteneciente al grupo Nature, investigadores de la Universidad de Yale, presentan sus datos demostrativos de que en ratones y en voluntarios humanos unas dosis reducidas de cloruro de zinc reduce drásticamente la secreción ácida, produciendo un incremento del pH que dura más de tres horas tras su ingesta. Los buenos resultados obtenidos aconsejan, según los autores, a investigar el posible uso terapéutico de las sales de zinc en algunos casos de acidez gástrica.