Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Aterosclerosis: Ox-LDL

Y, sigamos con la sangre. En el desarrollo de la aterosclerosis las arterias se endurecen, se estrechan y sus paredes tienden a pegarse con las células sanguíneas circulantes. Se sabe que, en gran parte, ello es debido a un fallo en la acción beneficiosa del vasodilatador fisiológico óxido nítrico. Recientemente, también se conoce que la conocida como lipoproteína de baja densidad modificada oxidativamente (Ox-LDL) es la villana que estropea la producción del ácido nítrico. Esta semana se ha hecho pública, por investigadores japoneses, la caracterización del receptor específico de la Ox-LDL, cuya cooperación es necesaria para su peligrosa acción. El futuro terapéutico que se vislumbra a partir de ahora consistiría en bloquear, con fármacos, al receptor de la Ox-LDL.