Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Nuevos anticoagulantes

Actualmente, hasta un 1 por ciento de la población es tratada con el conocido anticoagulante oral “Sintrom”. Uno de los retos más importantes en la prevención y tratamiento de la enfermedad tromboembólica es el desarrollo de nuevos fármacos anticoagulantes, que superen a los actuales que actúan bloqueando la producción de factores de coagulación que son vitamina K dependientes.  En el 50 Congreso de Hematología que se celebra en Murcia se han presentado unos magníficos resultados conseguidos con los nuevos anticoagulantes orales, dabigatrán y rivaroxaban, cuyo mecanismo de acción es distinto ya que actúan inhibiendo la trombina o el factor X activo. Estos fármacos tienen muy baja interacción con otros medicamentos y con la dieta, y lo más importante es que no requiere control periódico de laboratorio.  En España, dabigatrán podrá utilizarse en las próximas semanas y rivaroxaban dentro de unos meses.