Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

Aneurisma abdominal y susceptibilidad genética

Aneurisma abdominal y susceptibilidad genética
Intervención de un aneurisma con Neurorradiología. :: M. BUESO

En el mundo científico son decenas de miles las revistas que se publican con la finalidad de hacer públicas las investigaciones realizadas por los diferentes equipos de científicos e investigadores. Para medir su calidad existen diversos parámetros bibliográficos, pero uno de los más aceptados universalmente es el factor de impacto que significa la media de citaciones que recibe un artículo de la revista el año siguiente a su publicación. Los datos se pueden consultar en el Journal Citation Report, cuya última edición (año 2009) contiene la información precisa sobre 7.347 revistas.

NATURE GENETICS
En esa clasificación, de la primera veintena de revistas del mundo, 6 pertenecen al grupo NATURE, acompañadas de otras como CELL, LANCET, JAMA, NEW ENGLAND JOURNAL OF MEDICINE o SCIENCE. Concretamente, NATURE GENETICS ocupa el noveno puesto mundial, con un factor de impacto de 34,3. A efectos comparativos podemos indicar que en ese listado global sólo figuran 59 revjstas españolas (las de mayores factores de impacto editadas en inglés), y que la primera es AIDS REV, en el puesto 792, con un factor de impacto de 3,786.

Por ello, en un mundo tan competitivo como el científico que una investigación sea publicada en una de las revistas pioneras mundiales es el deseo científico más deseado por lo que significa de garantía de calidad y de difusión en la comunidad científica internacional.

Por ello es destacable que el domingo 11 de julio, por la tarde, se publicara on-line, es decir, electrónicamente, con carácter previo a su publicación final impresa, en la revista NATURE GENETICS una investigación sobre aneurismas en la que han participado cuatro científicos españoles coordinados dentro de la Red RECAVA o Red Temática de Investigación Cooperativa en Enfermedades Cardiovasculares por el investigador Javier Corral, aportando los datos de un amplio numero de pacientes, incluyendo unas 2.500 trombosis venosas caracterizadas genéticamente, junto con el correspondiente grupo control también bien caracterizado. Los participantes españoles han sido los doctores Javier Corral y Vicente Vicente, del Departamento de Medicina y Centro de Hemodonación de la Comunidad Autónoma de Murcia; el  doctor Jordi Fontcuberta de la Unidad de Hemostasia y Trombosis del Hospital Santa Creu i Sant Paul de Barcelona y el doctor Francisco España, del Centro de Investigación del Hospital la Fe de Valencia, colaborando con un nutrido grupo de médicos e investigadores de un total de 61 prestigiosos centros médicos americanos, canadienses y europeos.

ANEURISMA AÓRTICO ABDOMINAL
Se produce un aneurisma cuando un vaso sanguíneo se agranda o se ensancha anormalmente hacia afuera. La aorta abdominal es un vaso sanguíneo grande que irriga el abdomen, la pelvis y las piernas. El aneurisma aórtico abdominal (AAA) consiste, de acuerdo con su nombre, en un ensanchamiento anormal de la aorta abdominal, concretamente con un ≥50% o más de incremento del diámetro aórtico o ≥30 mm de incremento en el diámetro infrarrenal. Cuanto más grande sea el aneurisma, mayor será la probabilidad de que se presente ruptura. Los aneurismas se desarrollan lentamente durante muchos años y a menudo son asintomáticos. Si un aneurisma se expande rápidamente, se rompe o la sangre se filtra a lo largo de la pared del vaso (disección aórtica) los síntomas se pueden desarrollar de manera súbita. La base del tratamiento es la vigilancia y cirugía de los aneurismas con riesgos de ruptura altos, definidos por su velocidad de crecimiento y tamaño. Si tiene lugar la ruptura ello representa una verdadera emergencia médica, asociada a una mortalidad muy alta.  

Es una patología bastante común ya que presenta una prevalencia del 9% en hombres de edad superior a 65 años. Constituye un serio problema de salud pública ya que, sólo en EEUU, anualmente es responsable de más de 150.000 hospitalizaciones, 40.000 intervenciones quirúrgicas y 15.000 defunciones. En un estudio reciente, realizado en área de salud de León,  sobre la prevalencia de aneurismas en varones de 65-75 años de edad se fijaron unos valores de prevalencia de AAA del 4,2% y de prevalencia de aneurismas periféricos del 2,7%. El tabaquismo multiplicaba por cinco el riesgo de sufrir la enfermedad y la hipertensión arterial lo triplicaba. Cuando ambos factores están presentes, el riesgo es casi trece veces mayor.

En general, los principales factores de riesgo del desarrollo del AAA son: edad avanzada, ser varón, tabaquismo, hipertensión, alta colesterolemia, obesidad, enfisema, ateroesclerosis y la historia familiar (predisposición genética).

INVESTIGACIÓN
¿Podríamos llegar a conocer los factores genéticos de predisposición hacia el AAA?. Si la respuesta fuese positiva indudablemente ello sería de una gran ayuda para intentar localizar la alta proporción de AAA asintomáticos que sólo se evidencian cuando el peligro es ya demasiado cercano. Es aceptado por todos la existencia de la contribución genética al riesgo de AAA y algunas investigaciones recientes lo han estimado en un 70% del riesgo total. Otros estudios han confirmado el riesgo de la incidencia en los familiares de primer grado de los enfermos afectados.

Hasta ahora se habían realizado varios intentos de identificación de los lugares genéticos de susceptibilidad, tales como las porciones cromosómicas 19q13, 4q31 y 3p12.3, pero el único realmente confirmado asociado al AAA fue una variante en el cromosoma 9, específicamente en la región 9p21 (rs10757278) cerca de CDKN2A y CDKN2B.

La investigación que publica NATURE GENETICS se ha realizado mediante estudios de amplia asociación genómicos realizados sobre 1.292 personas diagnosticadas con AAA y sobre 30.503 controles europeos a la vez que se hizo un seguimiento de los marcadores genéticos de otras 3.267 personas con AAA y de 7.451 controles. Ello ha permitido obtener varias conclusiones interesantes:

  1. El descubrimiento en el cromosoma 9 de una nueva causa genética asociada a la susceptibilidad para sufrir AAA. Se trata del  alelo A de rs7025486 en la región cromosómica 9q33, que también mostró estar asociado a otras patologías relacionadas con el AAA, tales como el infarto de miocardio temprano, la enfermedad arterial periférica o el embolismo pulmonar, mientras que no se encontró asociación con otos factores de riesgo como tabaquismo, obesidad, diabetes 2 o hipertensión.
  2. Un conocimiento más molecular del mecanismo de la susceptibilidad por el AAA. Por ahora ya sabemos que el alelo A de rs7025486 está localizado dentro del gen DAB2IP, un gen supresor de tumores, que codifica a un inhibidor del crecimiento celular y de la supervivencia.  

En conclusión, hallazgos interesantes sobre un tema hasta ahora muy poco conocido, con participación de científicos españoles próximos, con aplicaciones valiosas para la detección precoz del aneurisma aórtico abdominal, la comprensión de sus causas y su relación con otras patologías cardiovasculares.