Ciencia y salud

Por José Antonio Lozano Teruel

La nicotina crea una memoria crónica cerebral de la droga

Una tesis doctoral realizada por Julia Morud Lekholm en el instituto de Neurociencias y fisiología de la Universidad sueca de Gotemburgo ha investigado la deshabitualización de ratas adictas a la nicotina

Una tesis doctoral realizada por Julia Morud Lekholm en el instituto de Neurociencias y fisiología de la Universidad sueca de Gotemburgo ha investigado la deshabitualización de ratas adictas a la nicotina. Aunque las ratas y las personas son muy diferentes, en términos del circuito cerebral de recompensa del cerebro, somos muy parecidos y también en términos de conductas de riesgo.
 
De ahí el interés de la investigación.
 
Y el resultado inesperado es que mientras el primer periodo de abstinencia nicotínica (unos 3 meses) transcurrió tal como se esperaba, tras el mismo se observaron cambios drásticos en la conducta de los animales (por ejemplo, acudir a zonas iluminadas y mostrar una impulsividad exagerada) y sobre todo en el sistema de recompensa del cerebro, o sea que la nicotina, aun tras cesar de tomarla provoca una cascada de efectos que empeoran y empeoran con el tiempo.
 
Después de cuatro meses, el sistema GABA en la región estudiada del cerebro de las ratas se vio afectado tan fuertemente que había sido completamente invertida. En lugar de atenuar la señalización de las células nerviosas, lo que ocurría era un aumento.
 
Traduciendo a humanos, ello significaría un alto riesgo de recaida en el tabaquismo
 
Más en.
https://goo.gl/JhUhcH